Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

20/08/2018 - 06:48 - Madrid (España)

Éxtasis rumbo a la Final Four

Triunfo sufrido del Real Madrid, que tras ir ganando por 22 puntos tuvo que recurrir al talento de Doncic para ganar al PAO

El WiZink Center se despidió de Europa por la puerta grande. El coliseo blanco fue una fiesta que dibujó una victoria sufrida ante el Panathinaikos con la que el Real Madrid selló su pase a la Final Four. La «Décima» espera ya en Belgrado, última etapa en la búsqueda de la gloria europea. Allí luchará el conjunto blanco por levantar de nuevo un título que se le resiste desde 2015. Doncic, que volvió a ser clave, y Felipe Reyes espantaron los fantasmas de la remontada griega en un último cuarto de infarto en el que el Panathinaikos llegó a soñar con devolver la serie a Atenas.

Tras el triunfo del miércoles, mientras los focos apuntaban hacia Llull y Carroll, Pablo Laso tuvo unas inesperadas palabras de cariño hacia Luka Doncic. El técnico reconoció que el esloveno no estaba teniendo una serie sencilla, en referencia a la presión mediática que estaba soportando en los últimos días por su posible marcha a la NBA, y trató de echarle un cable. Aliviar esa tensión. En los primeros tres partidos, Doncic había estado gris. Chispazos de talento, pero lejos de su mejor versión. Apocado como nunca antes esta temporada. La sonrisa, que se le había borrado de repente, volvió a brotar ayer para rescatar al Madrid en el último cuarto. Desenlace de infarto con final feliz gracias a la muñeca mágica del esloveno, que anotó un triple estratosférico cuando más quemaba la pelota. Justo cuando faltaban voluntarios para lanzar a canasta, él asumió la responsabilidad y acertó para disipar las dudas.

Porque tras tres cuartos casi perfectos, al Madrid le entró el panico en la orilla. Después de ir ganando de 22 puntos (59-37, min. 22) tras el descanso y de llegar a los últimos diez minutos 18 arriba (78-60) los blancos se asomaron al abismo. Entre Calathes y Singleton fabricaron una remontada exprés que llegó a poner al Panathinaikos a tiro de triple con dos minutos por jugarse (85-82). Felipe Reyes, sustento en ese último cuarto para el Madrid con cinco puntos consecutivos, se vio entonces demasiado vigilado como para volver a ejercer de héroe, así que fue Doncic el que asumió la responsabilidad que derribó la heroica resistencia verde.

El ambiente tenso del inicio, provocado en parte por las palabras del dueño del Panathinaikos sobre los árbitros, dejó paso a un partido muy disputado. Al Madrid le costó entrar en calor desde el perímetro, así que optó por buscar la pintura para sumar puntos. Por ahí encontró a un Ayón gigante, imparable para los pívots helenos y autor de ocho puntos en el primer cuarto (19-14).

Chispazos de Llull

El primer triple blanco no llegó hasta el segundo cuarto, cuando Llull acertó con el aro al décimo intento. El balear, otra vez discreto en el lanzamiento, sumó dos dianas seguidas, aunque su valía volvió ayer a estar en la dirección (7 asistencias). Aun así, sus triples impulsaron al resto del equipo y en un visto y no visto el Madrid rompió el encuentro. Fueron dos minutos eléctricos en los que los blancos firmaron un parcial de 15-2 que ponía contra las cuerdas al Panathinaikos (42-26, min. 18). Tres triples de Doncic nada más volver de los vestuarios parecían dejar el triunfo visto para sentencia (65-43). Ventaja que hubiera derribado a cualquier otro conjunto, pero no a los discípulos de Pascual.

El técnico español siguió creyendo y con él el resto de su equipo. Una presión alta y el acierto de Singleton y Calathes (22 puntos entre ambos en el último cuarto) hicieron dudar al Madrid, rescatado por Doncic para sellar su pase a la Final Four, donde buscará levantar la «Décima».

Fuente: ABC / EMILIO V. ESCUDERO

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #baloncesto #RealMadrid #Panathinaikos

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.