Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

20/08/2018 - 06:40 - Madrid (España)

Así juega España, una de las favoritas al Mundial de Rusia 2018

Amparados en la posesión, los de Lopetegui deberán mejorar su eficacia goleadora para aspirar al título | Así juega Francia

Una fase de clasificación brillante ha puesto de nuevo a España en el escalón más alto de las favoritas al Mundial de RusiaJulen Lopetegui ha sabido modular un estilo de juego concreto que, sin prisa pero sin pausa, ha acabado por asentarse definitivamente. De todas las selecciones, la que tiene una mayor jerarquía sobre el balón. Aunque los dos últimos amistosos no han sido buenos, la selección española llega con la mejor racha de las 32 selecciones participantes. Pero las competiciones cortas en futbol tienen poco de previsibles. ¿Cuáles son las líneas maestras de la selección española? Aquí mi visión táctica:

Lopetegui ha apostado principalmente por estas dos estructuras desde su llegada al banquillo. En ambos casos se desprende la voluntad por poblar el medio del campo por encima de todo. Altas dosis de balón, movilidad, juego rápido y presión alta son los objetivos buscados para imponerse a los oponentes. Dar continuidad a un modelo de juego tan conocido como exitoso es el objetivo principal.

FORTALEZAS

Jugadores para un estilo de juego

El eterno dilema sobre si son los jugadores los que crean el estilo de un equipo o el estilo quien favorece a los jugadores, no da lugar en el caso de España. La mayor parte de la lista está comprendida por mediocampistas o medias puntas que responden a un mismo perfil de juego: la asociación corta. Lopetegui ha mantenido la idea de los últimos tiempos e incluso la ha radicalizado hacia la combinación. Una manera de jugar que apuesta por tener altas dosis de posesión y mantener las líneas muy juntas en base al balón. Un estilo de juego muy definido, que le ha reportado éxitos y en el que cuenta con los perfiles ideales para llevarlo a la práctica. Puede parecer una obviedad pero es un hecho capital e imprescindible para aspirar a un campeonato tan exigente como es un Mundial.

El 1er punto del manual de juego de España es ganar la zona ancha del campo. Y para conseguirlo busca tener siempre, al menos, un efectivo más que el rival en la sala de máquinas. Y, si es necesario, no duda en retocar alguna otra línea del equipo para alcanzar una cómoda superioridad. Con Busquets (un jugador integral que defiende, mantiene posición y contribuye con la pelota), la selección española acumula hasta 5 efectivos dentro. Un pentágono que se construye en el medio y que ya es sello de Lopetegui. Así es como consigue mandar en el partido y defender con el balón. Pero al técnico todavía le queda un recurso por utilizar en el caso de que el oponente trate de igualar fuerzas: retrasar el hombre más adelantado a la posición de media punta. De hecho, ya hemos visto esta versión en alguno de los partidos clasificatorios. El arma más potente que existe en futbol es tener el balón y España lo hace todo tácticamente para poseerlo. Indudablemente la mayor potencialidad de la Roja. La mejor selección del campeonato conservando el esférico.

Pases en las tres zonas del campo

España tiene una característica diferente a todo el resto de selecciones: cuenta con argumentos para evolucionar en todas las partes del campo. Probablemente, la selección más potente en el ataque posicional. El hecho de que el seleccionador haya organizado el equipo en 4 o 5 escalones diferentes, sumado a la inteligencia de futbolistas de tan alto bagaje con el balón, hacen que casi nunca se encuentre atascada. La defensa tiene gran salida de balón tanto por dentro (Piqué-Ramos) como por fuera. Cuando eventualmente surge algún pequeño problema, aparece el escalón inicial que supone Busquets. Y en el último tercio de campo, donde la combinación es más difícil, son 2 nuevos peldaños los que continuamente generan o efectúan pase con Iniesta, Thiago o Koke y David Silva.

Silva o Isco se ubican en profundidades diferentes para cubrir todas las necesidades de pase y romper así cualquier presión rival. Líneas de pase permanentes para que el juego siempre evolucione.

Las rupturas cortas

La Roja es muy fuerte en esta maniobra. Las diagonales cortas desde el balcón del área a dentro son super efectivas en caso de salir bien. Aunque no son fáciles por la reducción de espacios del contrario, son sinónimo de ocasión clarísima de gol. Cualquier ruptura corta precisa de un desmarque corto en el tiempo-lugar preciso y un pase matemático. La segunda línea de España tiene auténticos especialistas en realizar ambas cosas. Creatividad mayúscula para acometer la parte final.

Tocar y correr

Una acción que se traslada a todas las partes del campo y que desordena al rival. En la propuesta de juego de la selección española es fundamental el tocar-correr en busca de una nueva situación. Su fuerza radica en provocar pequeñas pero constantes elecciones defensivas del rival. Cuantas más se produzcan, más probabilidades de encontrar un error en la toma de decisión defensiva y, en consecuencia, una zona para llegar al gol. Si España consigue ser constante en la movilidad de los efectivos que no tienen el esférico durante el campeonato, tiene muchas probabilidades de llegar muy lejos. Hacerse fuerte en uno de los aspectos que más domina.

DEBILIDADES

La gestión del 9

El gran enigma de Lopetegui es la decisión del delantero centro. Veremos si elige en función de los partidos en concreto (intuyo que este será el caso) o repite un mismo patrón. Tiene 4 opciones y todas ellas diferentes. Diego Costa ofrece remate, presión y una fijación en el área permanente cuando España tiene el esférico. Muy diferente es la opción de Iago Aspas que solo ocupa las zonas de remate llegando en carrera y que ofrece continuos apoyos además de involucrarse activamente en el juego. Un futbolista muy listo para leer el sitio idóneo para recibir o ser peligroso. Une remate y pase a la vez.

Por su parte, Rodrigo Moreno es un híbrido entre estos dos casos. El jugador del Valencia puede ser punta de lanza como también tiene potencial para caer a bandas de manera efectiva. Y aunque no la haya utilizado últimamente, no hay que olvidar la opción de jugar sin un nueve puro para combinar la ocupación del espacio central con David Silva y tres medias puntas. El hecho de que ante Suiza jugara Diego Costa (con Iago Aspas en banda) y que, el sábado ante Túnez, fuera Rodrigo la elección (Costa y Aspas después) nos da ciertas pistas. Parece que ante rivales descaradamente replegados, Lopetegui puede apostar por los dos delanteros más móviles y que sea Diego Costa quién afronte a defensas más convencionales. Del éxito en esta elección dependerá gran parte del rendimiento de España en este mundial. Elemento absolutamente clave.

Llevar el peso del partido y de la localización durante tantos minutos deja muchos espacios abiertos. Ser activo en el ataque obliga al despliegue. En este contexto, la posición de los laterales es muy abierta y bastante adelantada con lo que las alas quedan abiertas en una hipotética perdida. Algo similar a lo que pasa en el ataque posicional del Barça por ejemplo.

Este factor hace que el estado físico y el momento de forma del triángulo central de protección (Piqué-Ramos-Busquets) sea vital ya que estos serán los que deban corregir los momentos de emergencia. Su lectura de juego acostumbra a ser muy buena aunque, para atajar ciertas situaciones, requerirán de tener unas prestaciones físicas también altas. Son tan cruciales para el bloque que cualquier baja de alguno de ellos es imposible de reemplazar sin bajar ligeramente el nivel. El sábado ante Tunez, se produjeron algunos ejemplos claros de ello que, ante rivales de más calidad, pueden ser muy peligroso. La solvencia defensiva de España dependerá en gran medida del rendimiento de este triángulo.

Defensa en estático

Así como la presión tras pérdida es muy buena y efectiva, el comportamiento en defensa estático es más bien débil. Las ocasiones que el rival puede superar esta acometida inicial, tiene espacios para poder combinar en distintas áreas del campo. Jugar con único punta y un medio del campo tan creativo, facilita la incorporación de laterales así como las conexiones entre líneas. Además, los perfiles de los futbolistas de la selección son de una naturaleza defensiva moderada. Razón por la cual, será muy importante estar fino en una de las fortalezas señaladas con anterioridad: la presión tras pérdida de balón.

Falta de profundidad, recuperar el gol

Uno de los riegos que puede tener la apuesta por aglutinar tantos jugadores de pase corto en el medio del campo, puede ser la falta de profundidad. Le ha sucedido en algún tramo de partido y se ha convertido en especialmente notorio en los últimos amistosos ante Suiza y Túnez. Y eso lleva a un gran dominio sin cambio de velocidad. Aunque el juego asociativo debe ser constante, será importante que España lance movimientos al espacio puntualmente para transmitir esta amenaza al rival. De lo contrario, el rival puede comprimirse y todo tiende a atascarse. Importante que la selección española cuide este aspecto para que su gran juego de asociación sea tan brillante como efectivo. Encuentro ante Argentina a un lado, también se han verificado ciertos problemas para la definición. Dos goles ante rivales como Suiza o Túnez son poco bagaje para unos índices de posesiones tan altos. Está en una fase de poca contundencia. Pero lo más probable es que sea únicamente eso, una fase, ya que futbolísticamente no hay motivo aparente para la preocupación. España tiene muchos jugadores con gol por si solos (Costa, Aspas, Rodrigo, Silva, Asensio, Isco, Koke…) y genera futbol como para acceder a él. No hay que olvidar los 36 tantos en sólo 10 encuentros en fase de clasificación. Eso sí, los de Lopetegui deberán recuperar la contundencia con celeridad si quieren alcanzar aspirar a ganar el Mundial.

Fuente: La Vanguardia / 

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

@revistamemolamadrid @memolamadridrev #memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #fútbol #SelecciónEspañola

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.