Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

17/02/2020 - 04:48 - Madrid (España)

Bloquean una cuenta de la mayor asociación musulmana de España

El clan de los Kutayni la utilizaba para la financiación de grupos terroristas en Siria

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, ha ordenado el bloqueo de varias cuentas bancarias utilizadas por el clan de los Kutayni, que  fue desmantelado en julio del año pasado por la Comisaría General de Información de la Policía. El grupo está acusado de suministrar dinero y material a grupos terroristas adscritos a Daesh, y una de las cuentas intervenidas es de Asociación Musulmana en España (AME), probablemente la mayor que hay en nuestro país y que tras ser fundada en 1971 siempre ha mantenido una postura contraria a cualquier tipo de violencia yihadista. 

El resto de las cuentas intervenidas son de personas que supuestamente eran utilizadas por el clan para mover elevadas cantidades de dinero de forma opaca con el objetivo de financiar a Daesh en Siria. Una de ellas, además, pertenecería a una segunda asociación, según explicaron a ABC fuentes solventes. El instructor ordenó la medida la semana pasada después de recibir hace diez días un minucioso informe de la Comisaría General de Información sobre los movimientos de dinero del clan a través de cuentas bancarias. Se trataba de una parte de la investigación que quedaba pendiente tras los arrestos de julio. 

«Profundo dolor»

Las fuentes consultadas aseguran que una de las cuentas tenía la cobertura de la Asociación Musulmana en España para hacer esas operaciones sin levantar sospechas. También se han bloqueado otras de personas que actuaban como apoderados. El presidente de la AME, Riay Tatary, ya mostró tras la operación su «profundo dolor» por las detenciones, a la vez que su máximo respeto por la actuación policial. Además, precisó que tenía vínculos familiares con el clan liderado por Fares Kutayni, que regentaba La carnicería de la Mezquita Central de Madrid, en el barrio de Tetuán. 

Fares Kutayni y su familia llegaron a España en los 80 tras las primeras purgas del régimen de Hafez al-Asad, padre del actual presidente de ese país, y a partir de entonces comenzó a poner los primeros ladrillos de un potente entramado de negocios, sobre todo empresas de compra-venta de vehículos pesados e inmobiliarias, en Madrid y Valencia. A pesar del exilio, y de que aquí nacieron sus cuatro hijos, este hombre nunca dejó de tener contacto con su país, donde había dejado a varios parientes, entre ellos su hermano Manaf. Con el paso de los años, el patriarca del clan de los Kutayni y su mujer consiguieron la nacionalidad, por lo que en apariencia se trataba de una historia exitosa de integración. 

Sin embargo, desde diciembre de 2017 Fares y sus vástagos comenzaron a estar en el foco de los agentes antiterroristas, que empezaron a tener datos de que enviaban fondos a Siria. La destinataria era una milicia de Al Qaeda, Hal'y Tahir Al Sam, del Frente Al Nusra, que aún lucha contra el régimen de Bashar al-Ashad en la provincia de Idlib. Manaf Kutayni, el hermano del patriarca, se había autoproclamado emir de esa organización y era quien recibía los envíos. 

Investigación compleja

La investigación fue desde el primer momento muy compleja. Se trataba de un clan familiar dirigido por el patriarca. Sus cuatro hijos eran sus principales colaboradores y el resto personas de su máxima confianza. Si alguien cometía un error no solo se le enviaba a él de vuelta a Siria, sino a toda su familia. En la célula tenía un papel clave un viejo conocido de la Policía, Mohamed Galeb Kalaje, alias Abu Talha. Estaba en libertad desde agosto de 2006 tras haber cumplido nueve años de condena como tesorero de la célula de Al Qaeda en España que dirigía Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dahdah. Este último fue condenado por urdir los atentados del 11-S. 

Al parecer, Kalaje y Fares Kutayni se conocieron en los años 80 en Madrid. Ambos son sirios y frecuentaban los mismos ambientes, y cuando salió de la cárcel comenzó a trabajar en el entramado empresarial del segundo. La Policía lo considera el director financiero de la célula. Las empresas de la familia, nueve, con objeto social y domicilio fiscal distinto en cada caso, se utilizaban, como se ha dicho, para la obtención de dinero. Lo habitual es que se falsificaran las facturas.

Fuente: Abc.es

Publicado por Alejandro Juncal Garcia

#memolamadrid

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España