Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

16/12/2018 - 13:22 - Madrid (España)

Carmena estudia crear una moneda exclusiva de Madrid para uso comercial

La idea original, de Sánchez Mato, establece un sistema de pago paralelo al euro con beneficio a quien lo use

Ya está aprobado por Junta de Gobierno. El pasado 27 de septiembre, Manuela Carmena dio luz verde a la Estrategia Municipal de Economía Social y Solidaria del Ayuntamiento de Madrid 2018-2025. Ayer, el delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, presentó la iniciativa, pero obvió contar un dato muy importante: la creación de un sistema monetario en Madrid paralelo al euro.

El informe, al que ha tenido acceso ABC, incluye la puesta en marcha en 2018 de un proyecto piloto denominado «Estudio sobre las posibilidades de desarrollo de una moneda local y sobre su posible implantación en un marco restringido». Desde el departamento de García Castaño confirmaron a este diario que es una propuesta que se va a estudiar este año. «Se tienen que determinar los términos concretos. En Barcelona se ha implantado una medida similar», añadieron, sin ofrecer ningún detalle más. Pero el plan ya está muy avanzado.

La idea original surgió en 2016 con el exdelegado de Economía y Hacienda Carlos Sánchez Mato (Izquierda Unida), que, junto a su asesor en el momento, Eduardo Garzón, sentaron las bases de la iniciativa. Ahora Madrid trabajó durante dos años de forma coordinada con los ayuntamientos de Barcelona (En Comú) y Córdoba (PSOE-IU) para dar vida a un sistema monetario anticapitalista. En el documento original pusieron nombre a esa moneda de intercambio que esquivaría el euro en la capital: el «madroño», un método de pago social que busca impulsar y favorecer el comercio de proximidad revirtiendo en beneficios a la comunidad.

«Alternativa al sistema dominante»

En principio no se piensa en un concepto metálico, sino en transacciones de «madroños» –o como finalmente se llame –a través de una tarjeta de crédito virtual para poder utilizar en una red de mercados municipales. Se podría emplear en todas aquellas empresas que se quieran asociar a la organización de esta «economía solidaria». De hecho, ya existe una plataforma denominada Mercado Social Madrid, impulsada por particulares en 2011, al que se han adherido más de un centenar de entidades privadas para mercadear con una moneda a la que inicialmente llamaron «boniato», aunque el sistema no funciona.

«La comisión que lo lleva lo está redefiniendo», explica Ana Casanova, de 13 Signos, sociedad especializada en comunicación entre personas con o sin discapacidad sensorial. Supuestamente, los abonos realizados con los «boniatos» preveían bonificaciones a los compradores desde el 2 por ciento hasta el cien por cien de la compra total. Sus promotores pretenden que esta moneda se pueda abrir al turista y se llegue a imprimir en papel, como reconocieron en unas jornadas de Mercado Social Madrid en 2016.

Casanova revela que en los dos años que lleva formando parte de esta plataforma nunca han comercializado con este procedimiento, desconocido en la ciudad. Pero ahora, pretende ser la marca blanca de Podemos la que le dé el respaldo institucional, aunque le falta tiempo para promoverla. Ahora Madrid necesita un nuevo mandato para que se pueda materializar.

El pasado mes de abril, el Gobierno de Ada Colau (EnComú) activó en el Eje Besòs su moneda: el REC (Recurso Económico Ciudadano), «una alternativa al sistema económico y monetario dominante globalizado», como lo definen desde la formación dirigente de la Ciudad Condal. Tras la experiencia piloto en este barrio, con 42.000 euros en circulación desde el pasado 3 de octubre, pretenden extenderlo a toda Barcelona. Funciona a través de una aplicación móvil que permite pagar a un comercio, cobrar a un cliente, enviar dinero a otra persona o controlar todos los movimientos.

La conversión

En Madrid se había pensado, como informan fuentes municipales, que parte de las retribuciones que los funcionarios cobran mediante extras (adquisición de gafas y otros productos) lo recibieran con esta nueva moneda local; también que las ayudas económicas sociales que perciben los ciudadanos se cuantificaran en «madroños» y que la gente pudiera invertirlos en los comercios cercanos. Además, cualquier foráneo de la capital podría convertir sus euros al novedoso sistema.

Desde la Dirección General de Economía y Sector Público señalan que hay reticencias internas a la creación de este modelo económico. Ya existen fórmulas de fidelización en Madrid a través de puntos y tarjetas en establecimientos asociados. Una moneda local de este tipo llega a plantear dudas sobre su legalidad.

El Ayuntamiento tiene que definir cómo se incluirían los supuestos «madroños» en la cuenta de resultados de la empresa, cómo pagarían los impuestos de lo ingresado mediante esta fórmula, cómo se cotiza el impuesto de sociedades, cómo lo declaran al Ministerio de Hacienda... En Barcelona, el dinero se queda y circula en el barrio a través del conjunto de personas, comercios y entidades que lo emplean.

Fuente: ABC / TATIANA G. RIVAS

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

@revistamemolamadrid @memolamadridrev #memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #ComunidadDeMadrid #MonedaLocal

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.