Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

12/12/2018 - 19:32 - Madrid (España)

Croacia se abona a la lotería para colarse en semifinales

Los balcánicos se impusieron en la tanda de penaltis a los rusos en un duelo muy igualado

Tanto Rusia como Croacia lograron su billete para cuartos de final del Mundial tras ganar la lotería de los penaltis y, en el duelo entre ambos conjuntos, de nuevo los once metros dictaron sentencia, sonriendo en esta ocasión a los balcánicos. Los de Dalic lograron un pase agónico a semifinales tras derribar la resistencia de los rusos, que consiguieron sobrevivir a una prórroga en la que se avanzaron los croatas pero acabaron sucumbiendo desde el punto fatídico debido a los fallos de Smolov y Mario Fernandes y al acierto en el quinto lanzamiento de Iván Rakitic.

Tras una fase de grupos brillante, 240 minutos de fútbol y dos sufridas tandas de penaltis, Croacia puede mirar a aquella generación que brilló en el Mundial de Francia. Nadie dijo que entrar en la historia fuera fácil. El conjunto croata iguala el hito que alcanzaron sus compatriotas en 1998, cuando el equipo liderado por Davor Suker apeó a Alemania para colarse en el penúltimo escalón del torneo.

En el guión inicial del encuentro, los anfitriones, conscientes de su inferioridad, juntaron atrás dos líneas con hasta nueve jugadores, esperando a conectar alguna contra con el solitario Dzyuba. Pero a diferencia del duelo contra España, los rusos buscaron cortocircuitar la salida de balón de los croatas con una buena presión adelantada antes de repliegue, exhibiendo un gran despliegue físico.

Tras una fase de grupos brillante, 240 minutos de fútbol y dos sufridas tandas de penaltis, Croacia puede mirar a aquella generación que brilló en el Mundial de Francia

Los balcánicos quisieron aprender la lección que sufrieron los españoles y no se conformaron con mantener la posesión, esperando que las ocasiones llegaran como por arte de magia. Las incursiones permanentes de los laterales y la verticalidad de Rebic fueron sus principales argumentos para inquietar a Akinfeev. Una táctica que apenas erosionó la fortaleza y mentalidad rusa.

La teoría estaba clara para ambos equipos pero la práctica dejó mucho que desear en los primeros minutos. Los balcánicos cayeron en la desidia ante tantas camisetas rojas y provocó que los rusos estiraran sus líneas, llegando a gustarse con el balón en los pies y no únicamente alejando el peligro. Lograron conectar con criterio en la zona ofensiva en un par de ocasiones, pero la euforia en las gradas del Fisht Stadium se desató con la aparición, nuevamente estelar, de Denis Cheryshev.

Tiró un balón largo Rusia para la cabeza de Dzyuba, que la dejó para la pared con el jugador del Villarreal. El habilidoso extremo miró hacia la portería croata y, sin pensarlo dos veces, realizó un disparo espectacular con rosca a la escuadra derecha del arquero. Subasic sólo pudo mirar como el esférico se alojaba en la red.

Crecidos ante una oportunidad histórica, los de Cherchésov iniciaron sus mejores minutos del encuentro, empequeñeciendo a un equipo croata que había sido una de las sensaciones del Mundial hasta la fecha. El partido parecía más cerca de un segundo gol local que de las tablas, pero los rusos se creyeron demasiado su papel de protagonistas y se olvidaron de sus principales virtudes. Dejaron de un lado el orden y la concentración.

En un ligero despiste, que desorganizó el bloque ruso, los croatas hilvanaron una gran combinación por su flanco izquierdo del ataque que acabó con el tanto del empate de Kramaric. Perisic salvó una posesión que se perdía por línea de banda y se la dejó a Mandzuckic, que disfrutó de un pasillo enorme para centrar a placer y encontrar la cabeza de su compañero.

Con este nuevo escenario, los rusos, lejos de volver al plan inicial, se vieron capaces de plantear un escenario más parejo, de tú a tú. Una situación que no supieron contestar los croatas, sin rumbo en ese momento en el verde debido a la poca participación de su timón, Luka Modric. Con mucha más igualdad de la esperada el árbitro brasileño Ricci señaló el final de la primera parte. Los croatas se fueron al vestuario con deberes por hacer y los rusos espoleados por un rendimiento por encima de lo esperado.

Dzagoev fue el encargado de centrar y Fernandes el héroe momentáneo que puso de nuevo las tablas en el marcador. Los penaltis esperaban.

Con la reanudación volvió a mandar la jerarquía croata en el rectángulo. Los de Dalic tomaron otra vez las riendas del partido, copando la posesión y erosionando la resistencia física de su rival. El esférico circuló con más velocidad y precisión, apareciendo poco a poco los huecos e n la tupida zaga rusa. Tuvo la primera y también la más clara Perisic. Tras un jugada enmarañada, el extremo se encontró con un balón franco dentro del área pero su disparo, con Akinfeev vencido, topó con el palo y se paseó por la línea de gol.

Buscando decantar aún más la balanza, el técnico croata dio entrada al pivote Brozovic para liberar a Modric y Rakitic de tareas defensivas. Todo parecía preparado para un asedio de los balcánicos pero fue entonces cuando los de Cherchesov lograron respirar por un momento, rematando Fernandes de cabeza una buena combinación rusa. Aún le quedaban unos minutos al lateral para acaparar los focos, tanto para lo bueno como para lo malo.

Fue el inicio a unos últimos quince minutos muy inciertos, sin un dueño claro pero con los croatas buscando más el gol, sabedores que los rusos deseban más la prórroga e incluso los penaltis. Nada cambió hasta el pitido final del colegiado, salvo las inoportunas molestias de Subasic, que había sido el gran héroe en la tanda de penaltis contra Dinamarca, parando tres lanzamientos. Para su fortuna, pudo ser protagonista de nuevo en la lotería desde los once metros.

La prórroga y el miedo a perder hicieron acto de presencia en el campo. La táctica ya no valía, sólo una jugada aislada, un pequeño detalle podían decantar el encuentro. Y así, en un balón parado, Vida parecía acercar la gloria a su país. Se cumplía el minuto 100 de encuentro cuando el central logró rematar un córner, introduciendo el balón entre las piernas de los defensores y de su compañero Corluka antes de abrir las puertas de par en par de las semifinales del Mundial.

La clasificación croata estaba a tan sólo veinte minutos pero enfrente estaba un equipo que, como mínimo, había demostrado su capacidad para resistir ante la adversidad. Lejos de venirse abajo, los de Cherchesov exprimieron sus ocasiones y tirando de orgullo se aproximaron a Subasic hasta encontrar una oportunidad inmejorable: Una falta en la frontal. Dzagoev fue el encargado de centrar y Fernandes el héroe momentáneo que puso de nuevo las tablas en el marcador. Los penaltis esperaban.

El bombo de la lotería comenzó a rodar en Sochi y Smolov, acertado contra España, escogió el boleto equivocado. El delantero realizó un lanzamiento fallido, al estilo panenka, que atajó con facilidad Subasic. Inmediatamente después, Akinfeev, protagonista contra los de Hierro, reclamó parte de gloria y adivinó a la perfección el disparo raso de Kovacic para equilibrar las fuerzas.

Fernandes, héroe en el tiempo extra, se convirtió en el villano involuntario tras mandar directamente fuera su lanzamiento desde el punto fatídico. Ya no hubo más errores hasta el momento decisivo, cuando el destino futbolístico de un país recae en los pies de un sólo jugador. Llegó el momento de la verdad: El quinto penalti de Croacia y de nuevo Rakitic, como contra Dinamarca, tomó la responsabilidad. El del Barça no falló a su segunda cita con la historia y clasificó a Croacia por segunda vez para las semifinales de un Mundial, donde espera Inglaterra. Ya sólo quedan cuatro equipos candidatos para el cetro mundial.

Ficha técnica:

Rusia, 2 (3) - Croacia, 2 (4)

Rusia: Igor Akinfeev; Mario Fernandes, Ilya Kutepov, Sergey Ignashevich, Fedor Kudriashov; Roman Zobnin, Daler Kuziaev; Alexander Samedov (m.54: Aleksandr Erokhin), Aleksandr Golovin (m.102: Alan Dzagoev), Denis Chéryshev (m.66: Fedor Smolov); y Artem Dzyuba (m.79: Iury Gazinsky).

Seleccionador: Stanislav Cherchésov.

Croacia: Danijel Subasic; Sime Vrsaljko (m.96: Vedran Korluka), Dejan Lovren, Domagoj Vida, Ivan Strinic (m.73: Josip Pivaric; Ivan Rakitic, Luka Modric; Ante Rebic, Andrej Kramaric (m.88: Mateo Kovacic), Ivan Perisic (m.62: Marcelo Brozovic); y Mario Mandzukic.

Seleccionador: Zlatko Dalic.

Goles: 1-0 m.31: Chéryshev. 1-1, m.39: Kramaric. 1-2, m.101: Vida. 2-2, m.115: Fernandes.

Árbitro: el brasileño Sandro Ricci amonestó a Lovren, Strinic, Gazinski.

Incidencias: Cuarto partido de los cuartos de final del Mundial de Rusia jugado en el estadio Olímpico Fisht, en Sochi, ante 44.287 espectadores. La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, siguió el partido al lado del presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Fuente: La Vanguardia / CARLOS RUIZ, BARCELONA

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

@revistamemolamadrid @memolamadridrev #memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #MundialRusia2018 #fútbol #croacia #rusia

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.