Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

15/11/2018 - 12:04 - Madrid (España)

El Barça se clasifica para octavos pero deja otra obra inacabada

Malcom sorprendió al Inter, pero Icardi igualó el marcador en un final de infarto

Cuatro visitas al Giuseppe Meazza y ninguna victoria, se lamentará el aficionado azulgrana. Ganar en el feudo del Inter es una fruta prohibida para el Barça, que esta vez ya estaba a punto de dar su primer mordisco cuando apareció Icardi para robársela de las manos y tirarla al suelo. El consuelo para Valverde y los suyos es que el empate les garantiza una nueva clasificación para octavos de la Champions, aunque el primer puesto del grupo tendrán que seguir porfiándolo.

Tras el esperpento de Vallecas, el Barça volvió a echar carbón al motor y recuperó la velocidad de crucero alcanzada desde la lesión de Messi. La ausencia del argentino ha hecho brotar la versión más coral del equipo azulgrana, la más solidaria, en la que no hay individualidades que sobresalgan por encima de las demás. Todos a una, como en Fuenteovejuna.

El Barça dejó una gran imagen en Milán

Ante el Inter, Valverde decidió hacer un pequeño retoque y apostó por la velocidad de Dembelé en lugar de por el trabajo de Rafinha. Salvador ante el Rayo, el denostado extremo francés volvió a reivindicarse. Implicado en la presión, su velocidad hizo mucho a la defensa nerazzurra y sus disparos sembraron la inquietud en los guantes de Handanovic. Eso sí, se fue apagando poco a poco.

No le hizo falta al Barça ni que Messi se vistiera, tan sorprendente su viaje a Milán como su ausencia finalmente en la convocatoria, para imponer respeto al rival y mandar en el Giuseppe Meazza. Si en algo echó de menos a la Pulga fue en la finalización, donde Luis Suárez se peleó con el gol, negado fuera de casa en la Champions los últimos tres años. Los cañones del Barça son imponentes, pero sus proyectiles no son tan letales sin el argentino.

Amagó el Inter de Spalletti, siempre cariñoso con el balón, con una presión alta en el tramo inicial, pero la facilidad con la que los azulgranas sacaban el balón controlado desde atrás le obligó a ir retrocediendo poco a poco. El centro del campo del Barça dio todo un recital manejando el balón, encontrada la tecla con la guinda de Arthur junto a Busquets Rakitic. La tranquilidad que transmite el brasileño es un tesoro para sus compañeros. Cibola existe y nació en Goiana.

Brillante el Barça en la presión cada vez que perdía el balón, el principal mandamiento de su entrenador. Apenas podía salir el Inter de su campo sino era con una jugada rocambolesca que, eso sí, le garantizaba llegar al área de Ter Stegen con algo de peligro. Una vez lo logró antes del descanso, pero Asamoah equivocó el disparo.

Handanovic jugó con un imán en los guantes casi toda la noche

Al otro lado del campo, las cosas eran muy diferentes. Le faltaba el gol al Barça, cumplidas el resto de tareas con notable brillantez. Cuando no era Handanovic el que se multiplicaba ante Dembelé o Coutinho, era Luis Suárez el que no acertaba cuando Valverde ya celebraba el gol con los brazos en alto.

Señalado por muchos como conductor de la locomotora en ausencia de Messi, no se le ha visto cómodo a Coutinho con tanta responsabilidad, muy lejos de su mejor versión el brasileño en estas últimas semanas. Brilló algo más en Milán, aunque aún lejos de lo que se espera de él en el Camp Nou.

Se abrió algo más el choque tras el entretiempo, más respondón el Inter, encerrado el Barça por momentos a base los centros laterales de los locales. Eso sí, sin exigir en exceso a Ter Stegen. Pero si alguien merecía el gol seguía siendo el conjunto azulgrana, negado Rakitic por Handanovic en una ocasión de esas que no se pueden fallar en los momentos decisivos.

Correcalles por momentos, el escenario del choque no agradaba en exceso a Valverde, que apostó por el músculo de Arturo Vidal para volver a enhebrar a su equipo. No quería que se le escapara al menos el punto que le situaba en octavos de final de esta Champions. El cambio templó los ánimos y serenó el juego, monopolizado de nuevo el balón por parte azulgrana.

Languidecía la lluviosa noche milanesa hasta la irrupción de Malcom, marginado por Valverde en el tramo inicial de curso, reivindicado el brasileño con un gol marca de la casa. Un zurdazo que sorprendió al portero interista y que hizo brotar alguna lágrima de su rostro, necesitado como nadie de una buena actuación para certificar que sigue siendo jugador del Barça.

El postrero gol de Malcom parecía garantizar el triunfo a los azulgranas, merecedores de ese triunfo. Pero Milán no es lugar para confiarse, como certificó Icardi casi en el descuento con una maniobra maravillosa. Un tanto que borró la sonrisa del rostro del Barça, que se marchó del estadio con un vaso medio vacío cuando lo tenía a punto de rebosar.

Ficha técnica

Inter de Milán, 1 - FC Barcelona, 1

Inter: Handanovic; Vrsaljko, De Vrij, Skriniar, Asamoah; Brozovic (Lautaro, m.85), Vecino, Nainggolan (Borja Valero, m.63); Politano (Candreva, m.81), Perisic, Icardi.

Barcelona: Ter Stegen; Roberto, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Arthur (Vidal, m.74), Rakitic; Dembelé (Malcom, m.81), Coutinho, Suárez.

Goles: 0-1, m.83: Malcom. 1-1, m.87: Icardi.

Árbitro: Szymon Marciniak (POL). Mostró cartulina amarilla a los locales Brozovic (m.84) y Perisic (m.88) y al visitante Rakitic (m.42).

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo B de la Liga de Campeones disputado en el estadio de San Siro ante cerca de 75.000 espectadores

Fuente: LaVanguardia / 

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

@revistamemolamadrid @memolamadridrev #memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #fútbol #FCBarcelona #InterDeMilán

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.