Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

15/11/2018 - 22:48 - Madrid (España)

El proceso contra los líderes independentistas entra en una nueva fase

El lunes arrancan las declaraciones indagatorias de los procesados por rebelión y sedición Después, quedarán pendientes de los escritos de acusación y de sentarse en el banquillo

Arranca una nueva fase judicial para los procesados tanto en la causa de rebelión en el Tribunal Supremo como en la de sedición en la Audiencia Nacional. El magistrado Pablo Llarena por un lado y la instructora Carmen Lamela por otro empiezan el lunes con las declaraciones indagatorias para comunicar a todos los investigados que ya han sido procesados, dando un paso adelante en ambas causas.

Una vez pasen esta fase, lo siguiente es esperar a que la Sala de lo Penal (tanto del Tribunal Supremo como de la Audiencia Nacional, respectivamente) ratifique o modifique el auto de procesamiento. Si el Tribunal Supremo da el visto bueno para que los máximos responsables del ex Govern sean juzgados por rebelión, el siguiente paso del instructor es dictar el auto de conclusión. Después, la FiscalíaAbogacía del Estado y la acusación representada por el partido Vox presentarán sus escritos de acusación.

En esos escritos se conocerá las penas a las que se enfrentarán los acusados. Una vez dado este paso, se fija la apertura de juicio oral y la fecha para que arranque el juicio en el que si no hay imprevistos se sentarán los máximos responsables del exGovern, así como los miembros de la Mesa del Parlament y los principales líderes de los partidos independentistas. Fuentes jurídicas estiman que la fecha para ver a los acusados en el banquillo podría ser en el próximo otoño.

25 procesados con distintos delitos

En el caso del Tribunal Supremo, hay 25 procesados aunque todavía está por ver si se sentarán junto al resto los que se encuentran actualmente huidos de la Justicia española, esto es el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, la número 2 de ERC, Marta Rovira, los exconsellers Toni Comín, Clara Ponsatí, Meritxell Serret, Lluis Puig, demás de la exdiputada por la CUP, Anna Gabriel.

Respecto de todos ellos -excepto Gabriel- pesa una orden europea e internacional de detención e ingreso en prisión. Sin embargo, mientras los países correspondientes, como es Alemania, Bélgica o Suiza, resuelven si se les entrega y porqué delitos, el proceso en España sigue su curso. Si no son entregados a tiempo el juicio se deberá celebrar sin su presencia, para ser juzgados más adelante.

Un juicio incompleto

De los huidos, sólo Puigdemont, Rovira, Ponsatí y Comín están procesados por rebelión. Serret y Puig están reclamados por malversación de caudales públicos y desobediencia y en el caso de Gabriel ni si quiera ha sido reclamada internacionalmente porque el único delito al que se enfrenta es por este último que no lleva aparejada pena de prisión sino únicamente de inhabilitación.

Si las entregas se retrasan o incluso se rechazan, el juicio por el intento de independencia de Catalunya de manera unilateral y fuera de las vías legales estará protagonizado por el exvicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, a la cabeza de los acusados. Junto a él, se verá en el banquillo de los acusados para enfrentarse a penas de hasta 30 años de prisión a Jordi Turull -que se llegó a presentar como candidato a la presidencia del Gobierno catalán-; Raül Romeva -encargado de crear toda la red internacional de la Generalitat-; Joaquin Forn -ex máximo responsable de la Conselleria de Interior y por tanto con los Mossos bajo su mando-; y Dolors Bassa, exconsellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia.

A todos ellos, y también por delitos de rebelión, les acompañarán los expresidentes de las asociaciones ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez -también candidato fallido tras las últimas elecciones de diciembre- y Jordi Cuixart, responsables de las movilizaciones ciudadanas en todo el proceso independentista, según sostiene la causa.

La Audiencia Nacional, sin presos

Los pasos a seguir en la Audiencia Nacional son idénticos aunque con distintos protagonistas y delitos. En esta causa, la juez Lamela ha procesado al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, a la intendente Teresa Laplana; al exdirector general del cuerpo autonómico, Pere Soler; y al exsecretario general de Interior, César Puig.

La gran diferencia con el caso del Tribunal Supremo es que Lamela no asume la tesis del alto tribunal de que hubiera un acto de rebelión el 1de octubre durante el referéndum ilegal sino que fue un acto de sedición, esto es, que no hubo una violencia suficiente para que se pueda fijar la posible existencia de un levantamiento violento. Sin embargo, añade otro delito que Llarena no ha contemplado, el de organización criminal, y que a su juicio su máximo responsable es Puigdemont.

Otra de las diferencias entre ambos asuntos es que Lamela no va a llevar a ninguno de ellos a juicio en prisión preventiva. Según fuentes fiscales, tras la declaración indagatoria del lunes no se prevé que se vaya a solicitar la modificación de ninguna medida cautelar porque a día de hoy se descarta que pueda existir riesgo de fuga.

Es más, la juez ha rechazado todas las medidas de prisión o fianza solicitadas por la Fiscalía a lo largo de toda la instrucción y se ha limitado a prohibirles salir del país, retirarles el pasaporte y fijarles comparecencias periódicas en el Juzgado. Al ser causa sin preso, el juicio no es prioritario y por tanto su celebración podría retrasarse al priorizar aquellos asuntos que tengan a acusados en prisión provisional.

Fuente: La Vanguardia / 

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #noticias #cine #líderesindependentistas

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España