Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

16/12/2017 - 12:06 - Madrid (España)

El reto de Simeone: convertir "una mierda" en algo por lo que dejarse la piel

"Vamos a competir en todo lo que tengamos por delante. Da igual el nombre", afirmó rotundo Simeone antes de abandonar Stamford Bridge

Al filo de las 11 de la noche del martes, el autobús del Atlético aguardaba a que subieran los últimos miembros de la expedición, ante la mirada de decenas de aficionados. Estaba aparcado en la zona sur de Stamford Bridge, junto a un enorme cartel que reza 'The Shed End'. Es el recuerdo a una grada de chapa que dio cobijo durante décadas a los aficionados más ruidosos. Aquel techo metálico llevó a que esa zona del campo fuera bautizada como el cobertizo -the shed-. Anoche, algunos jugadores rojiblancos no dejaban de mirar el rótulo desde su asiento. La Europa League es para ellos una especie de cobertizo donde sólo rascas algo si llegas hasta el final. Lo demás, de poco vale. Y para eso hay que llegar intacto y motivado hasta mayo.

"Me quedo con la sensación de que el equipo está y vamos a competir en todo lo que tengamos por delante. Llámese Europa League, Copa o Liga", sostenía con firmeza Simeone después de vivir su primera eliminación en la fase de grupos de la Champions. Un mensaje rotundo para que sus muchachos vuelvan a recalcular la ruta y hagan por convertir la Europa League en una nueva prioridad. Porque hace un mes, más o menos, con el cabreo del empate ante el Qarabag en Madrid, Gabi no quiso ni oír hablar de esa segunda competición continental a la que han caído por ese extraño otoño sin pegada. "La Europa League es una mierda", fue su mensaje en pleno calentón.

El himno de la Champions no se volverá a oír por el Wanda Metropolitano, al menos, hasta el año que viene. Así que toca adaptarse al nuevo estatus. Igual que le ocurrió al Atlético en la 2009/10 después de una fase de grupos sonrojante. Con pasitos cortos en el inicio, pero firmes al final, aquel equipo acabó rompiendo la sequía de 14 años sin títulos del club. O cómo le pasó al Chelsea, unos meses después de su primera y única coronación en Champions frente al Bayern. De la mano de Rafa Benítez, los 'blues' no sólo lograron aclimatarse a esa realidad sino que, además, acabaron ganando el título frente al Benfica (2013). Aquel proceso lo conoce a la perfección Fernando Torres, que marcó seis goles en los nueve partidos camino de la final. Casi tantos (8) como en los 36 que disputó esa temporada en la Premier.

Después hubo otros que, aunque por circunstancias diferentes, acabaron enganchados a la Europa League. Es el caso de José Mourinho, el año pasado, en su estreno con el Manchester United. Es verdad que el United no venía rebotado de la gran competición continental, pero el portugués tuvo que ingeniárselas para motivar desde la fase de grupos a estrellas del calibre de Pogba o Ibrahimovic. El regalo de una plaza de Champions por ganar ese título fue el reclamo que Mou explotó para mantener firme a su tropa, mientras caminaban vulgarmente por la Premier -acabó sexto, fuera de Europa-. Hoy el United, gracias a ese título, está en octavos de final de la Liga de Campeones.

"El año es larguísimo y se nos va a valorar por lo que hagamos cuando acabe la temporada", fueron las últimas palabras de Simeone, antes de abandonar Londres y poner el contador a cero en Europa. Seguro que no olvida todo lo que la Europa League, hoy depreciada y despreciada, le ha dado tanto al Atlético como a él personalmente. Desde el recuerdo de aquellas noches inolvidables en Bucarest y Hamburgo, tendrá que levantar a los suyos por Europa. No es lo mismo que la Champions, claro, pero seguro que nadie le hará ascos cuando arranquen en febrero. Al fin y al cabo, es el único cobertizo que les queda en Europa.

Fuente: El Mundo / CARLOS GUISASOLA

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #fútbol #championsleague

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España