Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

04/08/2020 - 18:46 - Madrid (España)

Erdogan amenaza a Europa con oleada de migrantes para obtener su apoyo en Siria

Turquía amenazó el sábado a Europa con una nueva ola migratoria, tratando de obtener el apoyo de los occidentales contra el régimen sirio, que tendrá que "pagar el precio" de sus ataques contra los militares turcos, advirtió el presidente Recep Tayyip Erdogan. 

Según Naciones Unidas, al menos 13.000 personas, entre ellas "familias y niños", se encontraban a lo largo de la frontera entre Turquía y Grecia, donde la situación se tensó con algunos altercados entre la policía griega, que lanzó granadas lacrimógenas, y los migrantes, que tiraron piedras. 

Miles de personas, incluyendo mujeres y niños, acampaban cerca del puesto fronterizo de Pazarkule, tratando de entrar en calor en torno a hogueras, a la espera de que Atenas les abriera paso, constataron corresponsales de la AFP. 

A pesar de los fuertes vientos, otros migrantes intentaron llegar al territorio griego a través de las islas en el mar Egeo, adonde unas 180 personas lograron pasar en las últimas 24 horas, según Atenas. 

Un total de 27 personas, que se identificaron como gambianos o congoleños, llegaron a Lesbos y fueron acogidos por voluntarios, comprobó la AFP.

"Ayer abrimos las puertas. Y no las cerraremos. ¿Por qué? Porque los europeos deberían cumplir sus promesas", dijo Erdogan.

- La UE "preocupada" -

El ministro de Interior turco afirmó que casi 50.000 migrantes habían entrado en Europa desde la provincia turca de Edirne (noroeste) desde el viernes, pero la cifra -difícil de comprobar- parecía excesiva respecto a lo que presenciaron los periodistas de la AFP. 

Ante esta situación, que recuerda a la crisis migratoria que hizo temblar a Europa en 2015, la presidenta de la Comisión Eruopea, Ursula von der Leyen, expresó el sábado su "preocupación".

Von der Leyen indicó que la UE está dispuesta a "darle una apoyo adicional" a Grecia y Bulgaria, vecinas de Turquía, que cerraron sus fronteras.

Grecia dijo este sábado que impidió la víspera que 4.000 migrantes procedentes de Turquía entraran "ilegalmente" en su territorio, y agregó que 136 migrantes fueron detenidos en la región de Evros.

Turquía, que en 2016 llegó un acuerdo con la Unión Europea para reducir el paso de migrantes, en particular hacia Grecia, abrió sus fronteras el viernes para presionar al a UE y obtener más apoyo en Siria.

El jueves, al menos 33 militares turcos murieron en bombardeos atribuidos por Turquía al régimen de Bashar Al Asad, apoyado militarmente por Rusia, en la región de Idlib (noroeste de Siria). Otro soldado turco murió el viernes.

Turquía replicó y mató a al menos 74 soldados sirios y 14 combatientes de grupos aliados del régimen de Damasco desde el viernes, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). 

- "Lección histórica" -

"Pagarán el precio", advirtió Erdogan. "Le daremos una lección histórica a quienes creen que nos acorralaron", tuiteó más tarde.

AFP / Ozan KOSEUn grupo de migrantes se enfrenta a la policía griega en la frontera entre Grecia y Turquía en Pazarkule, el 29 de febrero de 2020

La crisis de Idlib ha degradado las relaciones entre Rusia y Turquía. Erdogan ha elevado el tono ante el presidente ruso, Vladimir Putin, con el que sin embargo había tratado de establecer una buena relación personal desde 2016.

"Le dije a Putin: '¿Qué están haciendo allá [en Siria]? Si quieren establecer una base, háganlo, pero quítense de nuestro camino. Déjennos solos con el régimen" sirio, dijo Erdogan en un discurso en Estambul, en alusión a una conversación telefónica con el mandatario ruso. 

Según el Kremlin, los dos presidente podrían reunirse en Moscú la semana próxima.

Unas 200 personas se reunieron ante el consulado ruso en Estambul este sábado para gritar consignas como "¡Putin asesino!".

- Crisis humanitaria -

El régimen sirio, con apoyo de Rusia, lleva a cabo desde diciembre una ofensiva para retomar Idlib, el último bastión rebelde y yihadista del país.

Los combates provocaron una catástrofe humanitaria en la región y obligaron a casi un millón de personas a desplazarse en el marco de un conflicto que ha dejado, desde 2011, más de 380.000 muertos.

La situación en Idlib despertó mucha preocupación en la comunidad internacional, que desde el viernes envió varios llamados a una tregua. 

Pero, más allá de las buenas palabras, Ankara lo que reclama son ayudas concretas.

El sábado, Erdogan conversó por teléfono con el presidente francés, Emmanuel Macron, y pidió que la OTAN -a la que pertenecen Ankara y París- muestre su solidaridad con acciones "concretas", indicó la presidencia turca.

El sábado, Erdogan acusó a la UE de no haber aportado toda la ayuda necesaria prometida para acoger a los migrantes. 

Y entretanto, en la frontera griega, entre el humo de las granadas lacrimógenas y el de las hogueras, los migrantes esperaban para poder acceder a Europa.

"No me iré", declaró a la AFP Jino Ibrahimi, una iraní. "Esperaré a que la frontera se abra, pues no tengo otra elección".

Fuente: Afp.com

Publicado por Alejandro Juncal Garcia

#memolamadrid

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.