Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

23/10/2020 - 11:22 - Madrid (España)

España 1 Suiza 0: España gana de regalo

España gana gracias a un error de bulto de Suiza, pero completa un encuentro muy gris en Valdebebas

Un aviso de antemano para no confundir ni aburrir con el texto al personal: el partido de España fue muy justito, con muy poco mando y resuelto únicamente por un regalo de Suiza, que sin ser nada del otro mundo atosigó a la selección y confirmó que queda muchísimo camino, puede que más del que se podía imaginar. El equipo ganó y mantiene el pulso con Alemania en esta semidesconoc ida Liga de las Naciones, pero importa poco. Lo que verdaderamente preocupa es dónde está España y no hay una respuesta muy clara para la pregunta, aunque no parece que esté en el pelotón de los mejores equipos del mundo si se atiende a actuaciones como la de ayer.

Lo cierto es que lo del sábado, después de lo de Portugal, fue un poco chasco, tan desangelada la cita de Valdebebas que apenas hay cosas por las que sonreír. En Lisboa, tres días atrás, España tuvo una actuación ilusionante, sobre todo en esa primera media hora volcánica, y únicamente se lamentó la falta de colmillo, mal endémico de este equipo que todavía está en tierra de nadie. Es cierto que la selección, imbuida por el gen y el nervio de Luis Enrique, ha ganado en competitividad y aguanta el tipo ante cualquiera, pero no menos cierto es que aún no se ha ganado la vitola de favorita a nada, verde y bisoña como para pensar en cotas mayores. Hay tiempo, pero también mucho trabajo, puede que demasiado.

En el inicio, España rescató la figura del falso «9», siendo Oyarzábal el destino final de cualquier acción. El problema es que el sistema funciona cuando se mueve bien y rápido la pelota, cuando se desborda al rival, y nada de eso sucedió ante Suiza, un combinado sin pedigrí, pero incómodo y pesado, disparada la presión sin aspirar a mucho más. Con todo, los helvéticos tuvieron la primera gran oportunidad de la noche con una contra que terminó en la mejor parada de De Gea con la selección, una mano estupenda después de un remate casi a bocajarro de un lateral del Girondins de Burdeos que se llama Benito. Aunque no lo crea Luis Enrique, ni siquiera el propio De Gea, cuando lo hace bien también se cuenta con absoluta normalidad, qué menos. Lo dicho, muy bien por el portero.

 

Sin control y sin alegría

A España le salió un partido áspero plagado de errores en la entrega, con fallos de bulto en la circulación y sin encontrar referentes ni talento. Ansu Fati, en quien se deposita toda la esperanza porque todo lo que hace entra por el ojo, estuvo en el mismo tono gris del resto más allá de un par de aventuras sin consumar, y tampoco Olmo, quien fue un torbellino en Portugal, tenía el día bueno porque tampoco se sintió cómodo en esa posición. En realidad, y más allá de esa acción de mérito de De Gea, no lo tuvo nadie y el único acierto llegó de regalo, que también vale. Sommer, el generoso portero suizo, hizo una entrega comprometida a Xhaka y éste se resbaló tontamente, así que a Merino no le quedó más remedio que darle la pelota a Oyarzábal para que marcara a placer. Esos goles ni se celebran, pero con todo lo que cuesta hacer uno...

Ni siquiera el tanto alteró el paisaje de una pelea insulsa y sin gracia. Tuvo España otra opción buena con un cabezazo de Ferran –genial el centro de Navas– que rehabilitó a Sommer después de su cante, pero lo mejor del primer tiempo fue que se llegó al descanso, fin a 45 minutos de tortura mosqueantes. Como era todo tan soso, tan aburrido y tan hipnotizante, la única esperanza era que saliera Adama Traoré, el cachas que ha revolucionado España con su fútbol salvaje y sin control, ataque por derribo.

Le dio algo más de media hora Luis Enrique y nada más salir ya cambió la cara del partido, tampoco era difícil. Siempre da la sensación de que va a pasar algo cuando coge el balón, no obligatoriamente bueno, y caen los enemigos como moscas, incapaces de frenar a semejante camión. Entre su fuerza y su baño en aceite para que nadie le agarre, cabalga siempre en vertical y también tiene buenas intenciones. Si se doma esa potencia, puede ser una figura única, nunca se ha visto un cuerpo igual en el fútbol.

Pudo cantar España algún gol más, pero falló Oyarzábal un rechazo de Sommer a tiro de Navas y Merino disparó poco después a las nubes. Suiza, por su parte, trenzaba como podía, pero se le apagaban las luces cada vez que superaba la línea del centro del campo. Todo muy flojo, un encuentro para olvidar.

Tampoco el carrusel de cambios modificó el nudo de la cita y al combinado nacional se le hizo larguísimo el sábado noche, que obliga a recapacitar. Puede ser un mal día, claro, pero la selección, alejada del glamour de los tiempos mozos, necesita enganchar cuanto antes a su gente. De lo contrario, caerá en el olvido, y ese es el mayor de los castigos.

Fuente: Abc.es

Publicado por Alejandro Juncal Garcia

#memolamadrid

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
españa