Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

19/06/2018 - 04:54 - Madrid (España)

España y Madrid continúan siendo el país y la capital con más víctimas del terrorismo en Europa

Las cifras y el análisis aparecen recogidos en el 'Libro Blanco y Negro del terrorismo en Europa'

"Más urgente que encontrar una explicación teórica plenamente satisfactoria del fenómeno (yihadista) es evitar que cause más víctimas y que termine convirtiendo nuestras ciudades en peligrosas junglas o en hipersecularizados campos de concentración... No tengo ninguna fórmula mágica para solventar esta amenaza, pero no podemos ceder a ninguno de los dos extremos letales en situaciones como ésta: el pánico o el exceso de confianza". Esta frase advirtiendo, entre otras cosas, de que no se puede bajar la guardia ante el terrorismo yihadista ha sido escrita por el filósofo Fernando Savater en el llamado Libro blanco y negro del terrorismo en Europa, -un texto auspiciado por la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa e impulsado por Maite Pagazaurtundúa desde el Parlamento Europeo-, en el que se realiza una valoración numérica y analítica del terrorismo en Europa.

En él quedan recogidos los nombres de todas las víctimas del terrorismo, el yihadista, el de ETA y el resto desde el año 2000 hasta el 2017; vienen estadísticas de los países a los que pertenecen o incluso de las armas que los asesinos utilizaron para cada uno de los atentados que perpetraron, así como el grupo, la rama o la sección de la organización terrorista que los llevó a cabo. Se trata de un instrumento para combatir el olvido -está escrito "desde el punto de vista de las víctimas", según se precisa en el prólogo- pero también de un método para diseccionar el problema porque a veces las cifras ofrecen patrones muy esclarecedores.

Según los datos recogidos en el Libro negro de esta edición, España, con 269 muertos sigue siendo el país con más víctimas por terrorismo, y Madrid, la ciudad europea más azotada con 203 víctimas mortales. Aquel aciago y terrible 11 de marzo de 2004, el día en el que 10 bombas estallaron en apenas 3 minutos, en plena hora punta, en varios trenes de cercanías, contribuye tristemente a que España y su capital encabecen una contabilidad que se corresponde con una realidad intensamente dolorosa.

La segunda edición de este libro incorpora, obviamente, todos los datos y referencias relativos a Barcelona que, tras el atentado en Las Ramblas y en Cambrils, es la cuarta ciudad española más castigada por el terrorismo.

Tras España, Francia es el país con mayor número de víctimas, con 254; después Reino Unido, con 120, Bélgica con 36 y Alemania con 29. En total, entre los años 2000 a 2017, 740 personas han sido asesinadas en Europa y 1050 europeos más -turistas, trabajadores expatriados, humanitarios, periodistas, personal de las Fuerzas Armadas - lo han sido fuera de las fronteras comunitarias.

"La radicalización de las ideologías religiosas, nacionalistas, etnicistas, animalistas o tan solo políticas han tenido consecuencias mortales, si bien las organizaciones yihadistas han sido, de largo, las más letales, con un saldo de 1.645 víctimas en el periodo a estudio. El nacionalismo ha asesinado a 91 personas, la extrema derecha a 14 personas y la extrema izquierda a 13 personas", recoge el texto que sostiene que las organizaciones terroristas han utilizado todo tipo de armas para asesinar y no han discriminado a sus víctimas ni por religión, ni por nacionalidad, ni por sexo, ni por edad. Desde las mochilas bomba, con las que han causado 251 muertos, hasta los cuchillos -15 asesinados con esta arma blanca- o incluso los martillos (1 asesinado).

Las cifras sobre terrorismo -en esta ocasión no yihadista- delatan la existencia de un problema que desde hace unos años ha salido de los focos. Y es el hecho de que en 2016 hubo al menos 7 víctimas ocasionadas por los atentados de los residuos del IRA y de grupos paramilitares irlandeses.

Pero por otra parte las cifras no dejan ver la totalidad de una amenaza que afortunadamente, no siempre logra sus objetivos. Según la información recogida en el Libro Blanco y Negro del terrorismo en Europa, el número de victimas mortales descendió en 2017 respecto a los dos años anteriores pero, "esto se debe más a fallos en los atentados cometidos (que habían sido planificados para ser aún más crueles) que al descenso de la actividad terrorista, fuertemente combatida por las Fuerzas de Seguridad con nuevos protocolos que ahora comienzan a hacer efecto".

De hecho, si hay una idea que subyace en el texto es la de la alerta necesaria a la que se refería Fernando Savater en su cita inicial. Es lo que indicarían las cifras, "que los niveles de movilización yihadista de los últimos 6 años no tienen precedentes y es verosímil que se repitan más incidentes terroristas, planeados por largo espacio de tiempo o improvisados". Y es lo que advierten los expertos que realizan sus análisis en el texto auspiciado por el Parlamento Europeo y que se centran también en las causas y se arriesgan a proponer soluciones aunque sean parciales.

Fernando Reinares, director del Programa sobre Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, sostiene que si en Francia, Alemania o Reino Unido hay más yihadistas que en España es porque allí hay más jóvenes musulmanes de segunda generación que sufren "una crisis de identidad relacionada con una situación de diáspora". "La propaganda yihadista oferta una solución radical y violenta a los conflictos de identidad de esas personas, seduciéndolas con un concepto distinto de nación: la nación del Islam".

Miguel Ángel Ballesteros, director general del Instituto Español de Estudios Estratégicos advierte de que tras la caída de la ciudad referencial siria de Dabiq, la revista de Daesh pasó a denominarse Rumiyah (Roma), por un motivo: "No descansaremos de nuestra yihad hasta que estemos bajo los olivos de Roma", dicta la amenaza que recoge.

Bart Somers, el alcalde de Malinas, la ciudad belga rodeada por centros yihadistas pero de la que no ha salido ni un solo radicalizado, aboga por la creación de un "tejido social" y por la adopción de medidas preventivas para conjurar el peligro. Y coincide con cierta aplicación de firmeza con Federico Aznar, el analista principal de el Instituto Español de Estudios Estratégicos. "No se necesitan sociedades menos libres sino sociedades más robustas que acepten que esta lucha es a largo plazo y no admitan soluciones mágicas, sencillas y extremas sobre la base de que es un trabajo de todos los Estados al unísono. Acabar con el terrorismo es lento y muy difícil, hay que conformarse con degradarlo y reducirlo", afirma sinceramente.

Rogelio Alonso, director del Máster de Prevención del Terrorismo de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, denuncia "el tratamiento acrítico e indulgente que están recibiendo partidos políticos que todavía legitiman el terrorismo". Muestra así, uno de los desafíos a los que se enfrenta la Unión Europea "para defender plenamente la democracia y la libertad, pues ambas son atacadas también por un tipo de violencia, más sutil que los asesinatos, pero consecuencia de estos".

Prevención, conocimiento del problema, decisión política, madurez y fortaleza moral, son algunos de las apuestas de los expertos convocados por esta publicación europea para luchar contra el terrorismo.

Fuente: El Mundo / Ángeles Escrivá

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #terrorismo #europa

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España