Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

19/06/2018 - 05:01 - Madrid (España)

tenis

  • Si Rafael Nadal Parera hubiera nacido en la antigua Grecia, habría sido venerado a diario. Tendría levantadas varias estatuas en su honor. Y le discutiría el mando del monte Olimpo al mismísimo Zeus. En la actualidad, sólo Roger Federer se entromete en su camino por gobernar el tenis mundial con autoridad divina.

  • John Isner saluda a Diego Schwartzman en el coqueto club a unos pasos del recinto de Roland Garros donde los tenistas que quedan se entrenan. En la despedida, el estadounidense de 208 centímetros suelta un «Vamos, peque», así, en una especie de castellano con acento inglés.

  • Rafa Nadal suma y sigue sin apenas despeinarse. El mallorquín continúa intratable en esta edición de Roland Garros y en esta ocasión fue un local, Richard Gasquet, la víctima de la ambición sin medido que demuestra en cada partido el número uno.

  • Rafa Nadal se siente tan integrado en París que su propio juego se mueve al compás del tiempo: sufrió en su estreno porque la lluvia y las nubes hicieron que la pelota, y su propio juego, no saliera como a él le gusta.

  • El absolutismo en el mundo del deporte es una práctica muy arriesgada. Calificar el duelo de semifinales del Masters 1000 de Roma entre Rafa Nadal Novak Djokovic como el mejor partido de tenis del año quizás no es una verdad absoluta. Pero se acerca mucho.

  • Rafa Nadal es humano. Aunque a veces parezca que proviene de otro planeta por su tenis estratosférico, hay otras en que muestra su lado terrenal. Ese es el que se vio en cuartos de final del Masters 1000 de Madrid, torneo del que quedó apeado a manos de un sensacional Dominic Thiem (7-5 y 6-3).

  • Por su actitud guerrera, por las cualidades que le distinguen sobre arcilla y por el espíritu emprendedor que ha solido acompañarle en sus enfrentamientos con Nadal, Diego Schwartzman puede considerarse hoy uno de los adversarios que más dificultades puede crearle en esta superficie.

  • Empezar un torneo viendo en el otro lado de la pista al incómodo Gael Monfils nunca es el deseo de nadie. Menos aún en Madrid, donde las condiciones de la pista son diferentes debido a la altura de la capital española, algo que en principio no favorece al juego de Rafa Nadal.

  • Rafael Nadal ya sabe que su camino para conquistar el sexto broche en el Mutua Madrid Open tiene alguna que otra trampa.

  • Semana inolvidable la que se ha vivido en el Real Club de Tenis Barcelona-1899 con motivo de un Trofeo Conde de Godó para la historia. El torneo ha vivida una edición para el recuerdo, con el mejor cartel que se recuerda y con el broche final del triunfo de Rafa Nadal.

Páginas