Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

20/04/2019 - 11:04 - Madrid (España)

Javier Maroto: «A Pedro Sánchez no le importa España, sólo le importa él»

Confiesa que el error más importante que puede cometer su partido es no conseguir explicar que si no se une el voto, habrá Sánchez para rato

La caravana electoral de Pablo Casado hizo parada el viernes por la tarde en Vitoria. En la plaza de toros cubierta todo estaba preparado para la cena mitin y ahí en el ruedo ya esperaba Javier Maroto, director de campaña del PP, y también número uno del partido en Álava, donde los populares rozan la tragedia, si se cumple el CIS de Tezanos, que deja su marcador a cero. Como jefe de campaña, Maroto no gana para disgustos con un partido renovado que tiene mucha ilusión, sí, pero que ha tenido ya varios tropiezos sonados en esta precampaña.

-¿Sufre mucho como director de campaña por los errores que están cometiendo?

-El error que debemos evitar es que la gente vaya a votar pensando que el voto es un mero trámite en estas elecciones. El error sería no explicar que si votamos separados, Sánchez se queda. Es lo más difícil en esta campaña.

-No me quedó claro si Casado quiere bajar el salario mínimo o lo dejó en un ya veremos. Y la cosa se lió.

-La diferencia entre la izquierda y el PP no está en eso, porque todos hablamos de incrementar el salario mínimo. No es la duda. La duda es qué va a pasar con la economía. El PP dice sí a la subida del salario mínimo, pero debe estar necesariamente ligado a un crecimiento económico, a medidas que supongan un crecimiento económico.

-Sigue sin quedarme muy claro. ¿Se mantendrán los 900 euros?

-Los 900 euros es una cifra de partida para los próximos años. Si tenemos una economía pujante debemos seguir avanzando en la senda de crecimiento. Pero muchos deben saber que Sánchez es lo mismo que Zapatero y aplica las mismas políticas. Podemos vernos de nuevo en una crisis como la de Zapatero y al final pagan los más débiles. El enemigo de quien cobra un salario mínimo se llama Sánchez.

-Tampoco me ha quedada clara la postura del PP sobre el aborto. Cada uno que habla nos sorprende con una idea nueva. ¿Cuál es la suya?

-La posición oficial del PP en esta campaña no tiene que ver con la modificación de la ley del aborto, sino con una ley que permita que aquellas mujeres que libremente deseen tener un hijo, puedan hacerlo. El PP se quiere volcar en positivo.

-El coro de voces en el PP ha sido llamativo. Lo que se ve es descoordinación.

-Por eso es un gran acierto hacer esta entrevista al director de campaña del PP.

-La reforma del aborto tampoco está en el programa esta vez. ¿El PP sigue siendo derechita cobarde en este asunto?

-La posición del PP está comprometida con la defensa de la vida. En nuestro caso, en esta campaña tenemos que saber la posición mayoritaria del partido y la posición jurídica del Estado. La ley está sometida a una resolución del Tribunal Constitucional, y debemos ser rigurosos en el respeto de las leyes.

-Dentro del PP se critica que Casado actúe demasiado como portavoz, además de como presidente.

-La diferencia entre Casado y otros candidatos es que responde a las preguntas, tiene muchísimos actos, sectoriales o mítines, mientras los demás candidatos están escondidos. Viven en su propia cueva, en el confort, donde nadie les pregunta para que nadie sepa lo que opinan. La primera anomalía de esta campaña es que el presidente de Gobierno no se atreve a un cara a cara por primera vez en democracia. Sabe que si debaten en menos de 30 minutos se le caería la careta y aparecería la cara de Zapatero. Son las mismas políticas de crisis y de paro.

-¿Ha encontrado la fórmula para ganar unas elecciones?

-La fórmula tiene varios ingredientes: un programa ilusionante y útil al elector, que atienda a las cosas de comer. Si la economía va bien, y eso está en el ADN del PP, hay más empleo, más recaudación y hay recursos para subir las pensiones por encima del IPC. Junto al programa, el PP ofrece ilusión. Además, hace falta tener un discurso sin complejos, con políticos auténticos y sin comportamiento inadecuados. El PP ha vuelto para hablar claro, actuar de forma limpiar y ser el valor seguro en economía que España necesita.

-¿Todo lo que no sea sumar y gobernar será un fracaso?

-Todos los días de la campaña me levanto y pienso cuál es el único partido al que Sánchez no quiere que se le vote: es el PP. Quiere que se vote a Vox, a Ciudadanos, a los independentistas y a Podemos. Todos esos partidos le vienen muy bien a Sánchez. Unos, porque si consigue dividir a la derecha se queda él, y también porque sabe que Rivera dice una cosa por la mañana y la contraria por la tarde, y si el PSOE y Ciudadanos suman, pactarán. Y otros porque volverá a pactar con los independentistas si puede. Tenemos que explicar a la gente exactamente eso.

-¿Ha descubierto el punto débil de Sánchez?

-Es la gestión nefasta de la economía, sin duda. Es un presidente que habla mucho, pero cada vez que hace algo nos sale carísimo. España no tiene tanto dinero como para cuatro años de Gobierno de Sánchez. Su punto débil es volver a gestionar como lo ha hecho la izquierda. Hay mucha gente que no ha superado el golpe de la crisis y cuando escuchan a Sánchez escuchan a Zapatero. Se acuerdan de la España que no quieren por lo que hizo el PSOE.

-Sánchez ha pactado con Bildu en vísperas electorales y sigue arriba en las encuestas. ¿Aquí se perdona todo?

-Todo tiene consecuencias. Cuando tú pactas con quienes se ríen de España o quieren romper España no estás sirviendo a tu país. El Gobierno de Sánchez se ha olvidado de la gente. El primer Consejo de Ministros tuvo una sola decisión: levantar el veto del Gobierno a las cuentas de los independentistas, para que al día siguiente se activasen las embajadas y la maquinaria de gasto separatista de nuevo… A Sánchez no le importa España, solo le importa él, sus propios intereses. Sánchez solo conoce España como presidente desde la ventanilla del Falcon, no es la España real.

-¿Cuál es el principal rival del PP en estas elecciones, el PSOE o Vox?

-El principal rival en estas elecciones generales se llama división de voto, porque es lo mismo que decir que se queda Sánchez. Si dividimos, Pedro Sánchez se queda cuatro años más.

-Vox apenas existía con Rajoy. ¿Por qué coincide su rápida subida con la llegada de Casado?

-El más interesado en que se hable de Vox es el PSOE. Sánchez se levanta todas las mañanas y dice cuanto más Vox, más PSOE. Cuanta más dividida la derecha, más me quedo en La Moncloa. El único voto que le da miedo a Sánchez, el que no le conviene, es el del PP. Por eso quiere dividir al PP.

-Es decir, ¿que Sánchez ha alentado la subida de Vox?

-Mi respuesta es la anterior.

-Casado cree que los votantes de Vox y Ciudadanos no tienen excusas para no volver al PP. Pues alguna tendrán porque ahí siguen.

-Nosotros respetamos las diferencias entre partidos. Yo no hablo de excusas sino de oportunidades. El voto es una opción personal. Nadie se equivoca, pero puedes acertar más si con tu voto consigues echar a Sánchez.

-¿El PP llegará a los 100 diputados?

-En España de 2019 hay mas votantes de centro-derecha que de centro-izquierda. El número de escaños dependerá de si somos capaces de explicar que juntos logramos nuestro objetivo.

-¿Está preocupado por su escaño en Álava? El CIS no le da ni agua.

-A mí me pasa como a Tezanos, que no me creo el CIS.

-Un PP sin representación en el País Vasco y con uno o ninguno en Cataluña…. ¿Sería un desastre?

-Es el deseo que tiene Tezanos pero no será lo que sucederá en la realidad. Vamos a dejar que la gente vote.

Fuente: www. Abc.es /F.Mariano Calleja

Publicado por: Andrea Lujano

#memolamadrid #megustamadrid #Madrid #revista #España #Noticias #Nacional @revistamemolamadrid @memolamadridrev

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España