Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

16/09/2019 - 19:02 - Madrid (España)

La próxima transformación de Madrid, pendiente de la creación de los nuevos gobiernos

El desarrollo de un segundo aeropuerto, la operación Chamartín o los planes urbanísticos del Sureste se encuentran a la espera de quiénes se hacen cargo de las tres administraciones públicas

La próxima transformación de Madrid deberá esperar, al menos unos meses más. Los proyectos a la vuelta de la esquina que prometen cambiar la fisonomía y actividad de la capital y el resto de la Comunidad no verán la luz hasta que no se configuren los futuros gobiernos, independientemente de la administración (central, autonómica o municipal) que los tramite. Planes como el segundo aeropuerto para la región, Air City Madrid Sur, la rebautizada operación Chamartín, Madrid Nuevo Norte, o los desarrollos del Sureste, entre otros, están a la expectativa de quién asume el mando. Si bien unos están más adelantados que otros y en algunos casos solo resta un paso, lo que sí está claro es que la próxima legislatura será clave para esta reconversión.

El nuevo aeropuerto, proyectado en el actual aeródromo de Casarrubios, es el que está en una fase más embrionaria. Después de que los promotores presentasen las líneas maestras, como su aspiración de cubrir compañías de bajo coste y aviación ejecutiva, el desarrollo del plan está pendiente de que el Ministerio de Fomento, competente en la materia, lo declare de interés general y dé luz verde. Sería el equivalente a la catalogación que ya han hecho Madrid y Castilla-La Mancha, que consideran el desarrollo de alcance regional, pero carecen de atribuciones en ese sentido. El hecho de que se tramite a caballo entre ambas comunidades remite a que comparten el suelo en el que se instalará la terminal si finalmente sale adelante.

Fomento estudia desde el pasado mes de marzo todos los informes técnicos relativos al nuevo aeropuerto y su viabilidad, como el impacto medioambiental o la compatibilidad del espacio aéreo, habida cuenta de que debe encajar con la actividad del Adolfo Suárez- Madrid Barajas. Fuentes del ministerio detallaron a este periódico que aún se está analizando la propuesta.

 

 

Los promotores, no obstante, señalan que la demora por la situación gubernamental, con el Ejecutivo central en funciones, era algo que ya tenían previsto. «Estamos en plazo, hasta septiembre no esperamos ningún cambio», aseguran desde la compañía. Aún así, ya trabajan en la elaboración del Plan Director, que incluirá todos los detalles del plan, tanto urbanísticos como aeronáuticos. La inversión prevista, íntegramente de capital privado, roza los 150 millones de euros.

«Una parte muy importante es la compatibilidad del espacio aéreo, y la organización de la final de la Champions League es un ejemplo de que es perfectamente posible», declara a ABC Javier Ruedas, consejero delegado de la entidad, en alusión al refuerzo que se hizo el pasado fin de semana por la masiva llegada de vuelos a la capital por la final. Si Fomento habilita el proyecto, en Air City Madrid Sur prevén entregar este documento maestro a inicios del próximo año.

Los impulsores de este segundo aeropuerto para Madrid defienden que es una actuación «necesaria» porque el ritmo de visitantes de la región va en aumento y Barajas podría colapsar. Este extremo es compartido por otros agentes del sector, como la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo de España (Aprocta), que aguardan expectantes a la nueva administración. La actuación contempla la instalación de una pista de 3.200 metros y una terminal diáfana de 15.000 metros cuadrados en Casarrubios del Monte (Toledo).

Pendiente del Pleno

Mucho más avanzada está la nueva operación Chamartín, Madrid Nuevo Norte, cuya aprobación final no llegó por una disputa entre la Comunidad de de Madrid y el Ayuntamiento de la capital. Como informó ABC, el Gobierno de Manuela Carmena no convocó un pleno extraordinario para aprobar el proyecto por falta de plazo, ya que el Ejecutivo que encabeza Pedro Rollán lo envió a apenas unos días del 26-M. El desarrollo urbanístico del norte de la ciudad, estancado desde hace 25 años, volvió a la casilla de salida; en el mismo lugar que lo dejó Ana Botella (PP) antes de los comicios de 2015.

Carmena se comprometió entonces a retomar el plan nada más llegar a Cibeles. Su derrota, sin embargo, deja en el aire esta cuestión, que lleva asociada otras grandes operaciones como la reforma del nudo norte, que aliviaría en parte la enorme congestión de tráfico de la ciudad. Pese a que el PP y Ciudadanos llevan en sus programas el desbloqueo de la operación Chamartín, no han especificado si aceptarán las líneas pactadas entre Carmena y Distrito Castellana Norte (DCN) o si le darán una vuelta.

El proyecto plantea la construcción de 10.500 nuevas viviendas –2.100 protegidas– y un gran área de negocios con 1.220.000 metros cuadrados y tres nuevos rascacielos, además de cubrir una parte de las vías de Chamartín y la transformación de la calle de Agustín de Foxá, que vertebrará el desarrollo con un túnel de casi kilómetro y medio y varias alturas; conectará la estación y el nudo norte.

El futuro alcalde o alcaldesa también marcará el devenir de los desarrollos del Sureste, cuyo impulso se ha estancado en los últimos cuatro años y ha dejado en un limbo la construcción de 100.000 nuevas viviendas en los desarrollos de Valdecarros, Los Berrocales, Los Ahijones y Los Cerros. El área de Desarrollo Urbano Sostenible, que dirige José Manuel Calvo, aprobó un Plan Director para que la edificación fuera escalonada –racional y sostenible–, excluyendo 50.000 pisos, con el pretexto de no fomentar una nueva burbuja inmobiliaria.

Bus Vao de la A-2

Finalmente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anuló el plan en febrero, al considerar que no podía llevarse a cabo mediante este planeamiento y sí a través de una modificación el Plan General de Ordenación Urbana. José Luis Martínez Almeida y Begoña Villacís también han prometido impulsar esta actuación.

La región madrileña también está pendiente que el próximo Gobierno central atienda en sus presupuestos generales del Estado partidas para la variante de la autovía de Burgos (A-1) o el bus-VAO en la de Zaragoza (A-2), dos extremos que el presidente, Pedro Sánchez, desatendió en sus últimas cuentas, que finalmente no vieron la luz. Ambas, como la mejora del servicio de Cercanías, son tarea del Ministerio de Fomento.

Fuente: www. Abc.es/F.Ignacio S. Calleja

Publicado por: Andrea Lujano

#memolamadrid #megustamadrid #Madrid #revista #España #Noticias #Nacional @revistamemolamadrid @memolamadridrev

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España