Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

17/07/2018 - 13:25 - Madrid (España)

Los Duques de Cambridge bautizan a Louis, su tercer hijo

La capilla real del Palacio de St. James ha sido el escenario elegido para que el príncipe reciba las aguas bautismales

Este lunes a las 16:00 horas (cinco de la tarde en España), los Duques de Cambridge han bautizado a su tercer hijo, el príncipe Louis, que nació el pasado 23 de abril en el Ala Lindo del Hospital de St, Mary. Una ceremonia, que se ha celebrado en la capilla real del Palacio de St. James, en la que se ha innovado ya que a diferencia de los bautizos de sus hermanos, los príncipes George y Charlotte, este ha sido por la tarde y no por la mañana. Además, una ausencia inesperada ha marcado el primer sacramento del pequeño. Horas antes de que tuviera lugar el servicio religioso se anunciaba que la Reina de Inglaterra no estaría presente en el acto. Es la primera vez que Isabel II se ausenta de la ceremonia bautismal de un hijo de los Duques de Cambridge. Tampoco ha asistido el Duque de Edimburgo, una ausencia previsible ya que, desde que anunció que se retiraba, es contada su presencia en actos públicos. Se da la circunstancia de que un 9 de julio de hace 71 años, se anunció el compromiso matrimonial de la entonces princesa Isabel con Felipe Mountbatten. El hecho de que la Reina no esté presente en el sacramento de su bisnieto no es por motivos de salud, sino de agenda.

Los que sí han estado con los Duques de Cambridge en este día tan entrañable han sido el abuelo paterno del bebé, el Duque de Gales, con la Duquesa de Cornualles; sus tíos, los Duques de Sussex; los abuelos maternos, Michael y Carole Middleton; sus tíos Pippa Middleton y James Matthews -que están esperando su primer hijo- y los seis padrinos del príncipe acompañados de sus parejas. Entre los guardas espirituales del niño, que ocupa el quinto lugar en la línea de sucesión al trono británico, figuran amigos y familiares del príncipe Guillermo y Catherine. Precisamente, la familia Middleton al completo y los padrinos del pequeño han sido los primeros en entrar a la capilla. Tanto la madre como la hermana de la Duquesa de Cambridge han elegido trajes de color azul celeste. Es frecuente que Carole Middleton luzca este tono que ya se ha convertido en uno de sus colores fetiches para los grandes acontecimientos familiares. Pippa Middleton también acaparó gran parte de las miradas con un vestido camisero con el que se podía apreciar su embarazo. 

Tras ellos, han hecho su entrada el príncipe Carlos, la Duquesa de Cornualles, los Duques de Cambridge, con sus hijos, George y Charlotte, muy formales, han accedido a la iglesia de la mano de su padre. La Princesa llevó un vestido estampado en azul, mientras que su hermano vistió pantalones cortos en azul marino y camisa blanca de manga corta. En último lugar, los Duques de Sussex. una vez más, Catherine ha elegido el color marfil con una creación de Alexander McQueen para bautizar a uno de sus hijos, que ha acompañado de un vistoso tocado en forma de diadema de Jane Taylor. Por su parte, Meghan Markle ha lucido un vestido en color verde militar de Ralph Lauren con una pamela de Stepehen Jones. El protagonista de la joranda iba plácidamente dormido en los brazos de su madre.

En el primero de sus actos oficiales, de otros muchos que vendrán, Louis de Cambridge ha ido vestido con una réplica del faldón de cristianar real, realizado con fino encaje de Honiton (una pequeña ciudad del suroeste de Inglaterra) forrado de satén blanco. La pieza original se confeccionó en 1841 para el bautizo de la princesa real Victoria, hija mayor de la reina Victoria. Este traje se ha usado para todos los bautizos reales, incluido el de Isabel II, sus hijos y sus nietos. Para conservar la pieza original para la posteridad, la Reina encargó a su modista, Angela Kelly, una copia. El primero de los Windsor en llevarlo fue James, hijo de los Condes de Wessex en su bautizo el 19 de abril de 2008.

En la ceremonia de hoy se han escuchado las piezas musicales Oh Jesús, lo he prometido y Señor de toda esperanza, interpretadas por el coro de la capilla real, y dos lecturas de San Marcos y los Efesios que han sido leídas por Lucy Middleton y Guy Pelly, dos de los padrinos.

El arzobispo de Canterbury, el reverendísimo Justin Welby, derramó el agua del río Jordán sobre la cabeza del bebé en la  Lily Font, una pila bautismal de plata que fue encargada por la reina Victoria y el príncipe Alberto en 1840  cuando nació su primer hija, la princesa real Victoria, que la estrenó en su bautizo en 1841 y desde entonces se ha utilizada en todas las ceremonias de cristianar.

Junto a los padres han estado en la pila bautismal los padrinos, entre los que estaban Nicholas van Cutsem, gran amigo de Carlos de Inglaterra y de sus hijos, que trabaja como desarrollador de negocios internacionales en Londres. Guy Pelly, íntimo de los príncipes Guillermo y Harry desde hace muchos años y cuya madre, Lady Carolyn Herbert, era gran amiga de Diana de Gales. También será una persona importante en la vida del bebé, Harry Aubrey-Fletcher, uno de los mejores amigos de Guillermo de Inglaterra. Juntos estudiaron en el colegio privado Ludgrove y en el prestigioso Eton College. Las amistades de la Duquesa de Cambrige han tenido un gran papel en este día feliz para los Windsor. Hannah Gillingham, amiga de la infancia de Catherine, está casada con Robert Carter, que será también padrino del recién nacido. Esta lista la cierran la abogada Lucy Middleton, prima de la Duquesa y Lady Laura Meade, otra persona del círculo de confianza más estrecho de la mujer de Guillermo.

Los primeros en salir de la iglesia han sido los Duques de Cambridge con sus hijos y, tras ellos, el príncipe de Gales, la Duquesa de Cornualles y los Duques de Sussex. Precisamente a la salida, la esposa de Carlos de Inglaterra ha comentado con Harry y Meghan el calor que hacía dentro de la capilla, mientras se abanicaba con el programa del servicio religioso, destacando que las altas temperaturas son poco habituales en Londres.

Tras el bautizo, que ha durado 40 minutos, todos los invitados se han dirigido a Clarence House, residencia oficial de Carlos de Inglaterra y la Duquesa de Cornualles, para disfrutar de una de las tradiciones más britishel té de las cinco, que han acompañado de uno de los 17 pasteles de fruta individuales que formaban la tarta nupcial, de ocho alturas, que Guillermo y Catherine eligieron para su enlace, el 29 de abril de 2011. Se trata de un dulce diseñado por Fiona Cairns.

Como es tradición en los grandes acontecimientos de la Familia Real, el primer gran acto del pequeño Príncipe será inmortalizado para la posteridad. En esta ocasión será el objetivo de Matt Holyoak, el que hará los retratos oficiales en Clarence House, tras la ceremonia religiosa. Matt Holyoak es un profesional de reconocido prestigio haciendo retratos. Su amor por esta técnica comenzó en la universidad donde estudio Bellas Artes y se especializó en pintura y dibujo contemporáneo. Después descubriría su pasión por la fotografía que le ha llevado a que varias de sus creaciones hayan colgado de las paredes de la National Portrait Gallery. No es la primera vez que inmortalizará un evento de tanta magnitud. En 2017 hizo los retratos oficiales de la Reina y del Duque de Edimburgo con motivo de su 70 aniversario de boda.

Fuente: Hola.com / EFE

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

@revistamemolamadrid @memolamadridrev #memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #cultura #ocio #DuquesDeCambridge #PríncipeLouis

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.