Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

17/01/2018 - 11:31 - Madrid (España)

Messi y el Barcelona asustan también en la Copa

Messi controla el balón, durante el partido de Copa frente al Celta en el Camp Nou

El Barcelona tiene ese halo que acompaña a aquellos a los que la fortuna bendice cada mañana. Encuentra un billete de 50 euros en el bolsillo de una chaqueta olvidada, entra a la carrera en el metro sin dejar su nariz pegada en las puertas, justo cuando llega al restaurante de moda queda una mesa libre, y la persona que le apasiona le guiña el ojo de repente. Si comprara un décimo de la lotería, le tocaría. Seguro. La vida le dedica su mejor sonrisa, y él aprovecha la coyuntura sin mancharse en el barro. Suma 28 partidos limpio e impoluto, invicto, y ante un Celta que le imponía respeto, perdió la vergüenza para firmar una goleada tras una primera parte soberbia en la que demostró que tiene pinta de protagonizar una temporada para enmarcar. Todo ello, gracias a sus artistas y sus tramoyistas. Sin ellos no hay obra. [Narración y estadísticas: 5-0]

Cierto es que en este equipo la estrella indiscutible es Leo Messi. Y cuando aparece, todo se ilumina. Le dio por derrochar su talento como quien se gasta la nómina del mes sin pestañear. Es más, pocas veces se le ve marchando al banquillo sustituido, lo que antes era poco menos que una herejía y ahora es algo comprensible, con el respetable en pie ovacionándole. Y se produjo como en esas interminables aclamaciones tras una actuación memorable. Normal. Suyos son los mejores diálogos, las escenas más recordadas y los momentos más emotivos, como sufrieron los vigueses en 59 minutos. Le dio por brillar, y cegó con su luz.

Pero sin un apuntador que le sople al oído algunos diálogos, no irradiaría tanta luz. Ahí, Jordi Alba es el J.K. Simmons del Barcelona, ese actor capaz de hacer de profesor de música inmisericorde, de editor del Daily Bugle que echa pestes sobre Spiderman y hasta de padre de una valiente adolescente con el adorable nombre de Juno. Siempre en un segundo plano, pero siempre destacando.

Ocho asistencias de Alba

Ha amanecido Alba esta temporada tras un final del pasado curso en el que Luis Enrique le cortó las alas en el tramo final. El lateral izquierdo optó este verano por perfilar su físico gracias a los especialistas del club, y el resultado es más que óptimo y evidente, gracias también a la estabilidad que le ha aportado Ernesto Valverde. Suma ocho asistencias este curso, y siete han sido para los pies de Messi, a quien ha regalado un gol en 15 ocasiones. Este jueves, le entregó dos en dos de los 15 primeros minutos ante un Celta que sufrió miedo escénico durante una primera parte terrorífica e impecable de los barcelonistas. La mejor de este curso, sin duda. Es más, la segunda podría haberse evitado.

Tan petrificados estaban los celestes, que a la media hora de envite el Barça ya le goleaba al acumular, como si nada, cuatro dianas. Todo, gracias a los gags de la pareja formada por Messi y Alba, que se asemeja a la de Chandler y Joey en Friends. Capaces de descomponer estómagos a carcajadas con sus gestos y sus diálogos, como La Pulga y El Torpedo. De hecho, el argentino compensó la generosidad del lateral dándole un tanto en esa fiesta en la que se convirtió el encuentro ante los vigueses, y a la que contribuyó Luis Suárez después de sacar lustre a su puntería: suma nueve dianas en diez encuentros tras su peor sequía anotadora azulgrana.

Y eso que no hubo ni una sola escena en la que no apareciera Messi hasta su sustitución en la prescindible segunda mitad, en la que el equipo se limitó a improvisar sus diálogos y a dar alguna escena a Ousmane Dembélé, por fin vitoreado en su casa tras un par de acciones veloces y elegantes que se quedaron en alabanzas y poco más. No así el gol de Ivan Rakitic, que cerró la goleada.

Mientras, en el palco a Philippe Coutinho sólo le faltaba comer palomitas antes de estar en la pantalla. Si este Barça es sensacional sin su presencia, con la suya debería ser atronador. Y eso que ya está en la ciudad Yerry Mina para ser el cuarto central y dar la última vuelta al elenco principal de este filme. En él no estará en breve Javier Mascherano, quien dejará sin jefatura a un equipo que cada vez se gusta más.

Fuente: El Mundo / ANDRÉS CORPAS

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #messi #barça

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España