Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

20/08/2019 - 15:54 - Madrid (España)

Primera cornada europea al Real Madrid de Zidane

Tras sestear en la Liga, el Tottenham de Pochettino se lleva por delante al vigente campeón en el peor partido europeo en la 'era Zidane' Sin control del juego ni gol, fue barrido a la contra por los valientes 'spurs'

Tras años brillando en los grandes escenarios del continente, el Real Madrid protagonizó su peor función en la Champions desde la goleada en Dortmund que supuso el fin de la era Mourinho. El Tottenham le propinó la mayor paliza desde que Zinedine Zidane llegó al banquillo. Enfrente, un entrenador que sale a propulsión de este doble enfrentamiento, Mauricio Pochettino. Se hablará mucho de él en los próximos meses si el Madrid no endereza su curso. En una noche funesta, el mejor equipo de 2017 estuvo deshilachado al principio, fallón después ante la portería y roto en la segunda parte

El brote de orgullo final no sirvió de nada. Después de acumular malas tardes en la Liga y de no saber ganar a los londinenses hace dos semanas, los blancos recibieron un serio correctivo que entra en la colección de pesadillas continentales que también el rey de la competición guarda en el sótano. La caída es más grave en lo estético que en lo clasificatorio, ya que el pobre papel del Borussia en el grupo le deja un colchón notable aún. En Nicosia podría sellar su pase a los octavos, aunque la primera plaza parece ahora imposible.

Al Tottenham le conocen en Londres por los Spurs, denominación habitual en la prensa y entre los aficionados. Spurs son espuelas y proviene el mote del espigado gallo de su escudo. Fuerte y en el lomo sintió la punzada el Real Madrid en los primeros 20 minutos de un partido desmadrado en ataques, velocidad y fallos defensivos, sobre todo propios. Como en el Bernabéu, Pochettino planteó una batalla a campo abierto, tres defensas que en estático eran cinco, volantes muy abiertos a la bandas y Harry Kane con imán de casi todos los balones, a pesar de su delicado estado físico.

Wembley, con casi 90.000 almas, vibraba con su emocionante equipo, firme además en la defensa, sin dar un metro a Cristiano y Benzema. No hace falta tener muchos kilómetros en la Champions para imaginar lo que va a suceder cuando la grada y sus jugadores conectan, la primera a voz en grito, con todos los clásicos de las hinchadas británicas, y los de las botas, corre que te corre, sin el más mínimo pudor ante el campeón de Europa y teórico favorito al título. Como hicieron los ingleses en el Bernabéu -y como probó el Girona el domingo-, apretaron al cuadro de Zidane desde el saque inicial. Astutos, no tardaron en descubrir algo que todos los rivales blancos llevan aprovechando algunas semanas: los problemas de Marcelo, apagado arriba y sin piernas para defender. Y por la otra banda, el jovencísimo Achraf intenta madurar a golpe de citas grandes, sin el cuajo lógico de un tipo experimentado como Carvajal.

Atrás, en la portería, Casilla está haciendo añorar a Keylor. Así, a cuerpo, Ramos y Nacho pelearon como titanes entre cortes de cabeza, patadas voladoras y riesgo en el mal rato coronado con el 1-0. Por la banda de Marcelo, Trippier colocó un centro raso, fuerte y en claro fuera de juego que Alli rebañó en el área pequeña ante la salida blanda del meta madridista.

En manos de Isco

El gol espoleó de inmediato al Madrid, gracias a los tres pasos atrás del Tottenham, mucho más formal de repente, la defensa de tres convertida en dibujo de cinco, entonces en manos de Lloris, como 15 días antes en Chamartín. Sobrio y poderoso, un señor portero de Copa de Europa. Ni un temblor ante el repentino cambio de aire en el partido, los blancos ya con el balón en propiedad y la linterna, en busca de las grietas de la zaga local, en manos de Isco, otra vez el jugador más peligroso en el once de Zidane.

En cinco minutos, el Madrid acosó a Lloris, con Cristiano obligándole a estirarse en un fuerte zurdazo. Mereció el empate el campeón español antes de llegar al descanso, pero de nuevo sufrió de falta de puntería, como en la mayoría de los encuentros de esta rara temporada, estrenada con champán y sinfonías en agosto y preocupante ahora, vulnerable el Madrid en la Liga y también en Europa, donde una mala noche te saca los colores. Lo recordó con dureza en la segunda parte, avasallado por el Tottenham tras perdonar un par de buenas ocasiones para igualar. A la contra, Alli de nuevo y luego Eriksen petrificaron al rey del torneoentre olés de Wembley.

Fuente. Diario EL MUNDO

Escrito por María Alejandra Canache

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #noticias

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
ESPAÑA