Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

18/10/2018 - 21:49 - Madrid (España)

Rebelión contra los cortes de tráfico de Madrid Central

La «preocupación» por la próxima entrada en vigor de Madrid Central, el área de prioridad residencial que supondrá la mayor restricción de tráfico rodado en el centro de la capital, ha llevado a los principales afectados a unir sus fuerzaspara instar al Ayuntamiento de Madrid a que se replantee la aprobación de este proyecto anticontaminación así como los plazos de su puesta en marcha.

Más de 40 organizaciones económicas y sociales -integradas por comerciantes, empresarios, vecinos, hoteleros, hosteleros, distribuidores, empresas logísticas, transportistas, centros culturales o educativos, entre otros-, constituyeron hace una semana la Plataforma de Afectados por Madrid Central. Hoy, presentarán el Manifiesto por la sostenibilidad de la ciudad y por la mejora del proyecto Madrid Central para alzar la voz sobre los peros de este proyecto y solicitar al Gobierno municipal «diálogo». Aunque dicen e insisten: «No estamos en contra de Madrid Central».

«Somos los primeros preocupados por el medio ambiente y apostamos por una ciudad sostenible, pero no estamos de acuerdo en cómo se ha planteado y las prisas con las que se ha llevado a cabo Madrid Central. No son las herramientas más idóneas para subsanar el problema», indica a EL MUNDO uno de los portavoces de esta plataforma y comerciante del Barrio de las Letras, Pascual Medel.

Informes ambientales

Desde la Plataforma piden al Gobierno municipal que adecúe el planteamiento actual de este área de restricción al tráfico para que el proyecto anticontaminación sea «integral» y no se reduzca sólo al centro de la ciudad, que se apoye en «informes ambientales y económicos», y que se siente con ellos a dialogar para elaborar «un calendario razonable».

Les preocupa cómo se va a desarrollar a partir del 23 de noviembre -fecha prevista para la entrada en vigor, aunque habrá meses de prueba sin sanciones- el abastecimiento de los comercios, la distribución de las empresas de mensajería, la llegada del personal a sus puestos de trabajo y la vuelta a sus hogares de los que tienen horarios nocturnos, la descarga de turistas en los hoteles, la entrada de los niños a los colegios de la zona o los problemas de los residentes... Y apuntan que, hasta la fecha, el Ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena no ha informado de cómo se va a reforzar el transporte público para dar soporte a estas restricciones.

«Esto no es una guerra, ni un pulso con nadie. Queremos un Madrid limpio, ecológico, sostenible ambiental y económicamente, pero no queremos que se pierda el tejido social y económico de los barrios», expresa Medel. A su juicio, y el de la plataforma que representa, con Madrid Central «hay riesgos de desabastecimiento y accesibilidad».

«Este Ayuntamiento lleva por bandera que es el más participativo y queremos dar nuestra opinión». Hasta la fecha, apunta este comerciante, sólo se han producido reuniones por sectores con técnicos -aunque ninguna con la responsable del Área de Medio Ambiente, Inés Sabanés-. En esas reuniones,los afectados manifestaron las necesidades básicas que debería cumplir este plan, que «afecta a más de 30.000 empresas y puestos de trabajo», dice la Plataforma citando datos del propio Ayuntamiento, y «se adquirieron compromisos que el Gobierno municipal ha incumplido». «Nos dijeron que no nos preocupásemos, pero estamos muy preocupados», apunta este portavoz.

«Como vecino», continúa Medel, «podré invitar a 20 personas a cenar a mi casa, pero como comerciante no podré hacer eso con mis proveedores ni clientes» -con la actual APR sí es posible-. Algo que también denuncia Lola Herrero, que posee dos droguerías en la zona. «La carga y descarga va a ser complicada. Y además, tenemos muchos clientes de fuera de Madrid», apunta esta comerciante, quien también critica la «falta de información» por parte del Ayuntamiento y que en la nueva ordenanza de Movilidad -aprobada el pasado viernes- se «ningunee al comercio».

Desde la Asociación de empresas de distribución de la Comunidad de Madrid (Aedisma), también adherida a la Plataforma de Afectados por Madrid Central, Pepe Ferrer apunta que el problema, en el caso de las compañías de reparto de bebidas a la hostelería a las que representa, es doble. Por un lado, la «tecnología» -no existen camiones eléctricos, los híbridos y los de gas no son etiqueta cero y no existen los gasolina-y, por otro, la «limitación de horario en la carga y descarga» -en algunas zonas, sólo está permitido que sea de 7 a 11 de la mañana-.

Según la Plataforma de Afectados, las compañías de distribución y logísticas afectadas por Madrid Central necesitarían más de 1.300 millones de euros para renovar la flota de vehículos que entran a diario en el centro de la ciudad -hay unos 20.000 autorizados-. El Ayuntamiento planea que a partir de 2022 ningún vehículo pesado anterior a 2006 pueda circular por el centro. «Eso no hay una economía que lo soporte», expresa Ferrer. «Y no se han planteado ayudas ni incentivos fiscales ni centros logísticos fuera de Madrid Central» para paliarlo, añade Medel.

Las limitaciones al tráfico de Madrid Central afectarán a un área de 472 hectáreas, que englobará a las otras cuatro Áreas de Prioridad Residencial que existen en la ciudad -Letras, Cortes, Embajadores y Ópera- y sumará además los barrios de Justicia y Universidad. El Ayuntamiento de Madrid espera con su entrada en vigor se reduzca hasta un 40% la contaminación del tráfico rodado.

La denuncia de los afectados

Comerciantes. «Tengo la sensación de que nos van a sitiar. Entiendo y respeto que se tomen medidas contra la contaminación porque hay muchísimos atascos en el centro, pero a nivel ocio, no comercial», dice Lola Herrero, propietaria de dos droguerías en la zona afectada.Distribuidores. «No existe tecnología que adapte los camiones para la nueva normativa. Además, renovar la flota de camiones que entran en el centro de la ciudad supondría más de 1.300 millones de euros de inversión y eso, a medio plazo, no hay ninguna economía que lo soporte», denuncia Pepe Ferrer, director general de Aedisma.Hosteleros. «La propuesta es mejorable. Hay que dulcificar Madrid Central para que las restricciones sean menores. Y el Ayuntamiento tiene que escucharnos», afirma Javier Blardony, director general de Hostelería La Viña.

Fuente: Elmundo / VIRGINIA GÓMEZ

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

@revistamemolamadrid @memolamadridrev #memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #ComunidadDeMadrid #MadridCentral

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.