Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

23/10/2018 - 06:05 - Madrid (España)

Thiem devuelve a la Tierra a Nadal

La exhibición de tenis del austríaco le cuesta al español perder el número uno en Madrid (7-5 y 6-3)

Rafa Nadal es humano. Aunque a veces parezca que proviene de otro planeta por su tenis estratosférico, hay otras en que muestra su lado terrenal. Ese es el que se vio en cuartos de final del Masters 1000 de Madrid, torneo del que quedó apeado a manos de un sensacional Dominic Thiem (7-5 y 6-3). Una derrota que corta la racha triunfal del tenista español en tierra batida y le obliga a ceder el número uno, otra vez en manos de Roger Federer debido a que defendía los 1.000 puntos de la capital española.

Decía Thiem el jueves que para poder ser el primer rival capaz de plantarle cara necesitaba ser agresivo y cometer pocos errores ante el mejor en esta superficie. Protagonistas de la final del año pasado -con triunfo para Nadal-, rozar la perfección era el único modo de acercarse a esa meta para el último tenista que sabía lo que era ganar a Nadal en arcilla (Roma 2017). Después de 50 sets sin titubear, tuvo el privilegio de poner fin a la tiranía del balear con una exhibición de tenis soberbia y constante durante todo el encuentro.

Thiem, último rival que había vencido a Nadal en tierra batida, mantuvo un alto nivel de tenis durante todo el encuentro

No venía siendo el mejor año para Thiem. A excepción del título logrado en Buenos Aires, su tenis estaba lejos del que maravilló a estas alturas del año anterior. Vapuleado por Nadal en Montecarlo y sorprendido por el joven Tsitsipas en el Godó, el austríaco había alcanzado los cuartos de final del Masters 1000 de Madrid con mucho sufrimiento, sobre todo ante Coric. Pero todas esas dudas quedaron disipadas hoy.

Su derecha funcionó a la perfección, imprimiendo una potencia colosal a la bola para ponerla lejos del alcance incluso del mismísimo Nadal. Avisó desde el primer juego, cuando gozó ya de un par de opciones de break que el todavía número uno del mundo neutralizó gracias a su servicio. La táctica del llamado a ser tarde o temprando el sucesor de Nadal era clara: bolas altas al revés del español para arrinconarle y jugársela con el drive hacia el otro lado de la pista.

Era la primera vez en todo el año sobre arcilla que el manacorense intuía que para ganar debería trabajar cada punto como hasta ahora no había necesitado. El nivel de los primeros juegos rozó la excelencia. Sin duda, los mejores desde que empezó la gira europea en polvo de ladrillo. Pero el espectáculo del cual gozaba la Caja Mágica agradaba poco a Nadal, menos contundente a la hora de sumar winners que su rival y sin apenas incordiarle al resto.

A ello hay que sumarle su bajo porcentaje de acierto con el segundo saque, algo que ante un rival tan desatado desde el otro lado de la red se paga. Tras salvar varias situaciones peliagudas, en el noveno juego se produjo la rotura. Thiem sacaba para el set, pero Nadal se defendió como gato panza arriba para poner el 5-5. Inexplicablemente, el rey de la arcilla se complicó el juego con dos errores incomprensibles en la red que facilitaron un nuevo break para el austríaco. Esta vez sí, con su saque cerró la primera manga.

A Nadal le entraron dudas tras perder el primer set y no fue capaz de tomar la iniciativa en el juego

No estaba siendo ni mucho menos un mal partido de Nadal, pero su rival le estaba pasando por encima. Nada acostumbrado a verse por debajo en el marcador, tocaba remar a contracorriente y retar a Thiem para comprobar si era capaz de mantener ese altísimo nivel. Pero las dudas se apoderaron de él tras el primer parcial, y en el segundo se le encogió la mano cuando más necesitaba tomar la iniciativa en el juego.

El austríaco siguió a lo suyo. Decidido y valiente, dejó golpes sensacionales, especialmente con su revés cruzado a una mano y su derecha invertida demoledora. Sufría Nadal en su versión más errática. Dos dobles faltas en el tercer juego facilitaron la tarea a su oponente. Aun así, el manacorense tuvo tiempo de reaccionar con un contra break, pero no era su día. Thiem recuperó rápidamente la ventaja en el siguiente juego y ya no daría ninguna otra concesión y cerraría el encuentro con otro break.

Victoria de prestigio para Thiem, que se jugará el pase a la final de Madrid ante el cañonero Kevin Anderson. Toque de atención para Nadal, quien hasta ahora había tenido el control en todos los partidos en su superficie fetiche. Descanso ahora para preparar la cita de Roma, donde puede recuperar el número uno si se lleva el triunfo, y sobre todo de París. Ni este traspié le hace perder una pizca de favoritismo en Roland Garros.

Fuente: La Vanguardia / 

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #tenis #RafaelNadal

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España