Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

17/12/2018 - 13:17 - Madrid (España)

Un Isco espectacular se exhibe ante sus paisanos

El malagueño fue el protagonista de la victoria del Real Madrid contra un Málaga entregado. Marcó el primero de falta y dio la asistencia a Casemiro

Lo primero que hubo en La Rosaleda nada más rodar el balón fueron aplausos a Isco y protestas contra Al Thani, “el jeque del Qatar” como recordaba una letrilla local que terminaba en lo que da la gallina.

El Madrid salía en un 4-3-3 ofensivo con mucha posesión. Quizás se planteó como uno de los partidos más sencillos de la temporada. Jugaba bien el Madrid y con mucho movimiento, aunque pronto se notó la ausencia de una referencia convincente arriba. Benzema, gran habilitador de espacios, era a la vez un espantapájaros del ataque.

FICHA DE PARTIDO

Estadio: La RosaledaMálaga

  • 1Roberto
  • 18Roberto Rosales
  • 15Federico Ricca
  • 7Iturra
  • 23Miguel Torres
  • 35Iván Rodríguez
  • 11Chory Castro
  • 8Adrián
  • 22Maxime Lestienne
  • 19Bueno
  • 24Diego Rolan

Real Madrid

  • 1Keylor Navas
  • 2Carvajal
  • 15Theo
  • 14Casemiro
  • 3Jesús Vallejo
  • 4Sergio Ramos
  • 17Lucas Vázquez
  • 23Kovacic
  • 9Benzema
  • 21Borja Mayoral
  • 24Dani Ceballos
  • Banquillo
  • 5Esteban Rolón
  • 13Andrés Prieto
  • 21Samuel
  • 25Lacen
  • 2Ignasi Miquel
  • 12Brown Ideye
  • 26En-Nesyri
  • Banquillo
  • 19Achraf
  • 18M. Llorente
  • 13Casilla
  • 22Isco
  • 20Marco Asensio
  • 12Marcelo
  • 8Kroos
  • Goles
  • Diego Rolan 92'
  • Goles
  • Isco 28'
  • Casemiro 62'

Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoetxea

La banda derecha surtía de balones, pero en el área todo se volvía poco significativo, blando, con un Benzema siempre hipotenso. Mayor peligro provocó una llegada de Kovacic, que paró con clase Roberto.

El balón era del Madrid y en el Málaga hacían intentos por construir algo Adrián y Chory, buscándose por el campo con técnica desesperación. Las posibles contras del Malaga eran abortadas de raíz por un Madrid muy atento y colocado.

Lucas perdonó tras una combinación entre Benzema e Isco, que ya era el centro del partido. Todo rotaba a su alrededor como si el estadio entero se hubiera introducido en el remolino de una de sus ruletas.

Cada poco tiempo había cánticos contra Al Thani, que para el malaguismo es un poco como ese jeque que interpretaba Antonio Ozores en “Los energéticos”.

Isco provocó una falta en el 29 y se la pidió a Ramos, que concedió. El golpeo fue perfecto, la barrera no precisamente numantina, y el 0-1 subió. Pidió en seguida disculpas al público, que le ovacionó con más cariño si cabe. Isco está para que hagan una película de su vida que obligatoriamente debería interpretar Antonio Banderas.

Pudo marcar después el segundo en una jugada personal y por momentos llegó a encantarse en ráfagas de exhibición y narcisismo rotatorio ante un público más entregado de lo normal. Estaba en casa, Isco, y hasta le pedían que lanzase las faltas del Málaga.

El partido, que había empezado como un suave atardecer, cogía aires veraniegos. El Madrid llegó mucho, pero los balones centrados a Benzema morían todos en un mismo y acuático “plof”.

Al final de la primera parte comenzó a llegar el Málaga. Ricca subió su banda con peligro por primera vez, y luego Casemiro y Keylor le hicieron un regalo a Iturra que el mismo Keylor corrigió. El fútbol del Madrid había pasado de alegre y diligente a insufrible por el intermedio de lo soporífero.

El Madrid retomó el partido tras el descanso. Buen despliegue de Kovacic y ambición por la izquierda de Theo, que mantiene sin embargo una falta de control sobre la pelota que da a cada subida suya un final azaroso.

El Madrid casi se quedaba en punto muerto, pero le funcionaba el motorcillo autónomo de su banda derecha. También estuvo alerta Vallejo, veloz y con más cuajo, como si hubiera madurado contra la Juventus lo que en todo un año.

Con un partido placentero, el segundo gol del Madrid lo márcó Casemiro rematando una contra espectacular. La asistencia le sumará a Isco, pero tanto mérito tuvo el desmayado pase de Benzema, que convierte la generosidad en desdén. Con ese tipo de pases parece que quiera subrayar su indiferencia hacia el fútbol estadístico. Todos los benzemistas irguieron a la vez su meñique de degustadores de huevas de esturión.

Después siguió su errático pim, pam, pum y por momentos se notó que parte del publico malaguista también quería silbarle, lo que hubiera sido insólito. El pase de Benzema, además de bonito, persistía en algo mortificante que tiene este jugador, pues iba a permitir que Casemiro le igualara con cinco goles en el campeonato. Contribuía con un hermoso nudo a la soga de datos con la que irían a ahorcarle.

Sonó el «Isco, Isco» en su cambio y quedó Benzema de batuta de goma dirigiendo las contras juveniles de Lucas, Ceballos y Mayoral.

El Málaga siguió intentando su gol (Rolan pudo) y el malaguismo acordándose de su dueño, el jeque. Hacía pensar en esa gran bandera que ondea en la grada Kop de Anfield: «El poder de la gente es mayor que la gente en el poder», que ahora dirán que es populismo futbolero.

El partido murió siendo amistoso y acabó con el gol local de Rolan.

Fuente: ABC / HUGHES

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

#memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #noticias #fútbol #RealMadrid #málaga

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
España