Síguenos en...

Síguenos en facebookSíguenos en twitterSíguenos en linkedinSíguenos en instagramSíguenos en google+

18/10/2018 - 07:28 - Madrid (España)

Un paseo de España por Cardiff

Alcácer, que ha recuperado el instinto de repente, anotó dos goles. Ramos y Bartra, a balón parado, los otros dos

Luis Enrique ha mejorado a España, evidencia fundamentada en que el punto de partida era el cero (Mundial de Rusia) y cualquier cosa mejora un cero, pero también en que, al tiempo, ha imprimido algo de energía al grupo, que falta hacía. No sirve, en todo caso, para probar esta teoría el partido de Cardiff, resuelto con una facilidad asombrosa por España. Asombrosa si no se atiende a la entidad del rival, una entidad muy pequeña, ínfima casi. Mejor escrito, ínfima sin casi. [Narración y estadísticas: 1-4]

Porque Gales es poca cosa con Gareth Bale en el campo, pero es que sin el jugador del Real Madrid es... Pues eso, poquísima cosa. Gales está a miles de kilómetros de distancia futbolística de cualquier España, incluso de esta, en plena reconstrucción y con bajas severas. Dice el seleccionador que no está el equipo en condiciones de dejar pasar ninguna oportunidad por fácil que sea, y desde ese punto de vista es el único desde el que se puede valorar lo visto en el Millenium.

Efectivamente, no puede permitirse España desconectar en los amistosos como sí hacía cuando ganaba todo lo oficial. En los últimos años lo oficial, lo gordo, lo pierde, y además de mala manera (Mundial'14, Euro'16 y Mundial'18) de modo que no está de más ganar porque sí, por el simple hecho de ganar, aunque sólo sea para no cabrear más al personal y ganar tiempo en busca de instantes realmente importantes. Luis Enrique aprovechó las bajas y el carácter amistoso para disponer un montón de caras nuevas. Unas por poco habituales últimamente (Azpilicueta, Albiol, Alcácer y Morata) y otras dando sus primeros pasos en la absoluta (Rodri, Suso y Ceballos). A todo esto, el plan de Gales consistió en algo muy sencillo: el grandote Vokes debía impedir que Ramos iniciase las jugadas, dejando que Albiol fuera quien comenzase la circulación.

Errores locales

Buen plan si se tienen más argumentos -aunque sea uno-, pero no es el caso de Gales, que en el primer balón al área de Suso entregó a España el primer gol. Concretamente fue el portero, dueño de un despeje inverosímil. El balón le cayó a Alcácer, que la puso arriba, cerca de la escuadra. Sin más, ante un rival tan infinitamente limitado, España se dedicó a tener la pelota, consciente de que no debía hacer más méritos que esperar los errores de Gales.

El segundo -error- llegó en una jugada a balón parado. En una estrategia sin precedentes, los locales decidieron que no había que marcar a ninguno de los dos centrales españoles, de modo que Albiol y Ramos entraron de la mano al remate sin oposición alguna hasta el área pequeña. El balón le cayó a Ramos, que la empujó literalmente con la cabeza.

El tercero -tercer error- costó, cómo no, el tercer gol. Un despeje absurdo entre dos defensas lo buscó, con el instinto que sólo tienen los delanteros inspirados, Alcácer. El jugador del Dortmund ha recuperado todo el gol que se le marchó en su etapa en el Barcelona. Ha entrado en ese estado tan difícil que consiste en meter para dentro todo lo que toca. Se llama confianza y es lo que le falta a Morata, voluntarioso, afanado en agradar, pero lejos de ese trance en el que vive Alcácer.

Fue así como España acumuló goles sin ofrecer más argumentos que un poquito de orden y una superioridad incontestable incluso jugando a un ritmo parsimonioso. En la segunda mitad Luis Enrique agitó el banquillo a plazos, de modo que el poco ritmo que tenía el encuentro fue cayendo poco a poco. Sirvió el rato para volver a ver a Koke, a Bartra y anotar el debut de Jonny en el lateral derecho. Jugó un rato Kepa y los minutos finales se animaron con dos goles, que siempre adornan. Primero Bartra hizo el suyo en un córner y luego el empeño de los locales por ofrecerle algo más que sudor a sus hinchas fructificó en el último minuto. El gol lo hizo Vokes, que seguía pensando en Sergio Ramos.

Fuente: Elmundo.es / EDUARDO J. CASTELAO

Escrito por Vasilis Aggelakopoulos

@revistamemolamadrid @memolamadridrev #memolamadrid #megustamadrid #madrid #revista #españa #fútbol #SelecciónEspañola #Gales

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Reino Unido